El Tour 2016: montaña, montaña y más montaña

En el Mont Saint Michel, uno de los sitios más bellos del Mundo, 198 ciclistas iniciarán este sábado la carrera más importante del mundo.

AFP

En el Mont Saint Michel, uno de los sitios más bellos del Mundo, 198 ciclistas iniciarán este sábado el Tour de Francia, una carrera que tiene entre sus grandes favoritos a un colombiano, el boyacense Nairo Quintana, quien encabeza el poderoso equipo de Movistar y que tiene como grandes rivales a Chris Froom, Alberto Contador y Richie Porte.

La islita maravillosa coronada por una abadía construida en el Siglo VII, que se va al mar cuando la marea baja y que regresa a tierra cuando el agua sube, es el segundo lugar más visitado de Francia, luego de París. Allí se vivirá este jueves la presentación de los equipos y el sábado será el lugar de partida de un Tour extraño, con 3.519 kilómetros y con mucha montaña pero repartida casi a lo largo del recorrido.

El Tour tenía la tradición de programar el terreno llano en la primera parte, con ocho o nueve etapas para los rodadores y los embaladores y en la que los escaladores tenían que estar muy atentos a las trampas que les podía poner una caída masiva, un ventarrón que obligara a hacer abanicos en los que se podría perder tiempo valioso o una caída provocada por miles de rotondas, señales de tránsito, pasos estrechos por los pueblos… Luego dos o tres etapas duras de montaña, de ordinario en los Pirineos, otras tres o cuatro llanas hasta el macizo central donde se encontraban algunos ascensos y al final Los Alpes, que casi siempre eran definitivos y, el penúltimo día, un vuelo hasta París para la apoteosis en los Campos Elíseos.

La primera etapa de este año es una de las pocas casi llanas, pero colmada de repechos en los que aún se siente el escalofrío de la mortandad más terrible de la historia pues justamente fue el sitio por el que los Aliados invadieron a Europa el 6 de Junio de 1.944 y donde se libró la feroz batalla de Normandía. Decenas de cementerios repletos de cruces blancas obligan a la reflexión y son el motivo por el que la jornada se corre en homenaje a los Caídos en la Segunda Guerra Mundial.
La segunda etapa, de 183 kilómetros entre Saint-Lo y Cherburg en Cotentin, traerá en sus tres kilómetros finales una subida de tercera categoría hasta la señal del último kilómetro, con rampas del ocho por ciento y hasta una del 14 %. Le siguen 300 metros en descenso y un final subiendo al 5,7 %. La ubicación en la que se llegue hará que se viva en los diez kilómetros finales una batalla despiadada por entrar adelante al ascenso.

En la tercera y cuarta jornadas la prueba apuntará al sur en terreno sin mayores complicaciones. Pero en la quinta, de 216 kilómetros entre Limoges y L´Loiran llega la media montaña. Luego del kilómetro 133.5 comenzará a subirse hasta el kilómetro 185, pasando por dos premios de tercera categoría para enfrentar el Col de Peyrod, a 1.580 metros, de segunda categoría, un corto descenso y de nuevo a subir a otro premio de segunda, descenso y otro premio de tercera y un final en ligero descenso a 3,5 kilómetros de la meta.

La sexta será casi llana pero en la séptima, entre L´Isle Jourdain y Lac de Payolle, de 162 kilómetros se llegará a los Pirineos y se subirá al Col de Aspin, de primera categoría, con 12 kilómetros al 6.5 % para bajar luego y terminar en ligero ascenso.

La octava etapa, el sábado 9 de Julio, entre Pau y Bagneres de Luchon, será la primera de gran montaña con el Tourmalet, fuera de Categoría, en el kilómetro 86 y 19 kilómetros de ascenso al 7.4 %, Cima legendaria con homenaje a Jacques Goddet. Descenso y a subir a la Hourquette, de segunda, descenso y de nuevo arriba al Col de Val Louron de primera. Hacia abajo y nuevo ascenso al Peyresourde para terminar bajando. Y el domingo 10 de nuevo la gran montaña con una etapa de 184,5 kilómetros entre Vielha Val de Aran y Andorra Alcalis, con un puerto de segunda, tres de primera en Port de la Boniagua en el kilómetro 19, Port de Cantó en el 87,  Cote de la Comella(de segunda) en el 143, Cote de Beizalles en el 157 y llegada fuera de categoría, con 18 kilómetros al 7.2 %. Van a ser dos etapas claves. Hay que recordar que el año pasado Froom atacó a Nairo en estas cumbres pirenáicas.

El lunes siguiente será el primer día de descanso. El martes una etapa propicia para escapadas con un ascenso de primera en el kilómetro 24 y luego bajar y bajar hasta el kilómetro 197 donde está la meta en Revel. El miércoles una jornada llana de 162,5 kilómetros hasta Montpellier y el jueves uno de los días más esperados, el del terrible ascenso al Mont Ventoux con 15.7 kilómetros al 8.8 % por un terreno árido y ventoso. Le seguirá la contra reloj llana de 37 kilómetros, con dos subidas cortas al principio y al final. Ya las clasificaciones estarán bastante definidas.

Una etapa llana de 208,5 kilómetros servirá para recuperar fuerzas y el domingo 17 volverá la montaña en un recorrido que rinde homenaje al Monte Blanco con un premio fuera de Categoría en el Grand Colombier, dos de primera (el último a 15 kilómetros de la meta en Culoz), uno de segunda y dos de tercera, un verdadero serrucho de 160 kilómetros. La etapa 16, que llega a Berna en Suiza será plana y el martes se tendrá el segundo día de descanso.

El Tour se reanudará el miércoles 20 de julio con otro día de montaña en los Alpes, 184 kilómetros entre Berna y Finhaut-Emosson, con llegada fuera de categoría y un puerto de primera a 18 kilómetros de la meta. El jueves será la cronómetro en ascenso de 17 kilómetros, con 4.4 kilómetros en falso llano, luego una subida con tres descansos hasta el kilómetro 12 y los dos finales es descenso.

Y los dos días que preceden al domingo de gloria en los Campos Elíseos serán de respeto. El viernes una jornada corta de 146 kilómetros con un paso de primera en el kilómetro 42, descenso y un corto llano para subir a un premio de segunda y casi de inmediato al Monté de Bisanne, fuera de categoría con un promedio de 8.9 %, se baja hasta el kilómetro 136 y ascenso final de 9.8 kilómetros, de primera, hasta la meta en Saint Gervais Mont Blanch. El sábado también 146 kilómetros con un premio de segunda en el kilómetro 21, uno de primera en el 46, otro de primera en el 93, descenso y un corto llano para subir al Col de Joux Plane, fuera de categoría y un descenso raudo a Morzine, llegada que está escrita en el corazón de los colombianos por los múltiples triunfos que se han conseguido allí, entre otros el de Nairo Quintana en el Tour de L´Avenir.

 

últimas noticias

Rafael Gutiérrez, digno heredero del downhill