El Tour anula los últimos seis kilómetros del ascenso al Mont Ventoux

Solo se recorrerán 11 kilómetros de los 15 que tiene al ascenso, además se quita uno de sus tramos más complicados.

Al Mont Ventoux se le recortaron 6km del ascenso final. Foto: AFP

El viento se ha llevado los seis últimos kilómetros del Mont Ventoux para la etapa de este jueves del Tour de Francia, pero el "gigante de Provenza" seguirá siendo un momento decisivo del duelo que libran en la general el británico Chris Froome y Nairo Quintana. (Conozca quiénes son los pedalistas que corren este Tour de Francia en nuestro especial)

Los ciclistas ascenderán solo hasta el llamado Chalet Reynard y se pararán en el momento en el que desaparece la vegetación, cuando el pelotón hubiera quedado totalmente expuesto a las ráfagas del viento que la previsión meteorológica anuncia a 100 kilómetros por hora. La mítica cima, que estaba previsto que fuera de 15,7 kilómetros al 8,8 % de desnivel, queda reducida a 10 kilómetros al 9 %.

Para el director de la prueba, Christian Prudhomme, que sostiene que no tenían elección ante las condiciones meteorológicas, no hay beneficiados y perjudicados. Prudhomme consideró que, al contrario, el interés deportivo queda afianzado, puesto que duda que nadie osara ataques en el Ventoux si en su última parte se anunciaran fuertes vientos de cara.

"Hay terreno para hacer diferencias y el viento no será una amenaza", indica el director del Tour. Prudhomme incluso pierde la compostura cuando alguien insinúa que el recorte de la etapa beneficia a Froome, al tiempo que considera que "la batalla será aun más fuerte de lo previsto".

La carrera vivirá un final inédito, aunque en la París-Niza ya se ha subido solo hasta el Chalet Reynard. El Ventoux pierde su paisaje lunar, pero sigue siendo una cima temible en la que se marcarán diferencias, según sostienen los observadores de la carrera.

El director deportivo del Sky, Nicolas Portal, considera que con el recorte "no hay ni beneficiados ni perjudicados" y que "Quintana no estará descontento, porque con viento en la cumbre no hubiera podido atacar".

Lo cierto es que Froome, que es quien más esfuerzos está haciendo en esta primera parte del Tour, tendrá menos kilómetros mañana, algo que pueden agradecer sus piernas tras el largo "sprint" que hizo en Montpellier para arrancar 12 segundos al colombiano.

En el Movistar de Quintana también lamentaron la decisión pero la comprendieron ante las condiciones del viento.

"No se puede subir casi a 2.000 metros con esas ráfagas", dijo el director, Eusebio Unzúe, mientras que el colombiano, antes de conocer el recorte de la etapa, aseguraba que el Ventoux se adapta perfectamente a sus características.

El "Gigante de Provenza" sigue siendo una buena plataforma para que Quintana comience a recortar los 35 segundos de desventaja que tiene en la general.

"No puede dejar pasar el Ventoux, sería darle la ventaja moral a Froome y a su equipo. Si salen líderes de ese monte, con la ventaja que teóricamente tendrán en la contrarreloj, creo que tendrán la carrera dominada", resume el exciclista Bernard Thevenet, doble ganador del Tour.

También considera que el colombiano debe ser más agresivo Richard Virenque, que se impuso en el Ventoux en 2009, cuando se subió, como en esta ocasión, en un 14 de julio, fiesta nacional francesa.

"No debe cometer el error del año pasado, cuando esperó demasiado para atacar. Tiene que buscar cada oportunidad. En 2013 fue más fuerte en el Ventoux que Froome, aunque al final ganó el británico, pero le atacó mucho", dijo el francés.

Raymond Poulidor, que no se ha perdido ninguno de los últimos 25 Tour de Francia, cree que "en el Ventoux habrá llegado la hora de colombiano" que "tiene que conseguir algo de ventaja para salir bien de la contrarreloj del día siguiente".

"La cuestión es saber si Movistar quiere el amarillo, si tiene equipo como para asumir la responsabilidad de tenerlo", señala el veterano ciclista que nunca fue líder del Tour.