El Tour de Francia aterriza en Suiza

La etapa 16 de 209 kilómetros de recorrido llega a Berna. Será la última oportunidad para los velocistas antes del gran final en París.

Chris Froome, líder del Tour de Francia. Foto: AFP

Después de la alegría que le dio Jarlinson Pantano al país ganando en Culoz, la etapa 16 del Tour arranca desde Moirans-en-Montagne, una pequeña localidad del Macizo del Jura, y termina con la llegada a la capital suiza, Berna. Es la ciudad natal de Fabian Cancellara, que ya ha anunciado que el final de su carrera no anda lejos. También la del director de la BMC, Andy Rihs, que está detrás de la construcción del velódromo de Suiza para fomentar el desarrollo de futuros profesionales del ciclismo en el país. (Conozca las etapas de la edición 103 del Tour en nuestro especial)

En un terreno ondulado que entra en territorio helvético en el kilómetro 104, el único aliciente que ha buscado la organización para mantener el interés hasta el final es una cota de cuarta categoría, la de Muhleberg, de 1,2 kilómetros al 5 por ciento a 19 kilómetros de meta. Después de pasar por una zona pavimentada, la recta final tiene una pequeña elevación que puede descartar a los velocistas puros, si es que llega alguno de ellos a ese punto.

Después de hacerse con el maillot amarillo en la quinta etapa, Greg van Avermaet, confesó que tenía una misión más allá de la de ejercer de gregario de Richie Porte y Tejay van Garderen: ganar la etapa 16 para dedicársela a Rihs. La corta pero exigente subida por pavés antes de la meta de Berna espera al belga para que su deseo se haga realidad.

Mark Cavendish prevé un sprint complicado pero, al fin y al cabo, un sprint. Es la última oportunidad para los velocistas antes de la gran final de París. La última vez que el Tour pasó por Suiza fue en Porrentruy, en el año 2012. Thibaut Pinot, con 22 años, se descubrió ese día, como una esperanza del ciclismo francés.

No se esperan ataques dentro del pelotón, pero puede repetirse lo ocurrido en la llegada a Montpellier el miércoles pasado, donde un ataque de Peter Sagan hizo que Froome se le pegara a rueda y le sacaran seis segundos al pelotón principal. Aún y con la ventaja que tiene el pedalista británico, Jarlinson Pantano no da nada por perdido en el Tour. “Froome ha demostrado que está fuerte, pero el Tour de Francia termina en París y cualquiera puede tener un día de crisis y perder tiempo. Tiene dos Tours en su palmarés pero Nairo también está fuerte y creo que todavía no debería darlo todo por perdido”, aseguró.

Ante la jornada de descanso, los favoritos tratarán de ahorrar fuerzas para afrontar una muy exigente última semana de carrera, con los Alpes de jueces.

 

últimas noticias

Colombia, a paso firme en el Tour de l'Avenir