El Tour ya está en marcha

En el Dauphiné Liberé, se afilan las espadas para la batalla.

Alberto Contador, líder de la Dauphiné. Foto: AFP

El Tour de Francia, que formalmente se inicia el 2 de julio en el Mont Saint Michael, una de las más deslumbrantes maravillas del mundo y que culmina el 26 del mismo mes en la avenida más famosa del universo, los Campos Elíseos, ya comenzó a disputarse puesto que los organizadores, y el mundo ciclístico considera el Dauphine Liberé como su abrebocas. Para Colombia es la carrera en la que se consiguió la primera y más resonante de sus hazañas ciclísticas en el viejo mundo y al mismo tiempo la de la más dolorosa de sus vergüenzas. Fue la que ganó casi en forma imposible y milagrosa Martín Ramírez y la que envió al exilio a Pacho Rodríguez.

Al Dauphiné, que en estos momentos rueda por los Alpes franceses van de ordinario los grandes aspirantes al título del Tour. Este año están el campeón Christopher Frome, el australiano Richie Porte, quien fue el que salvó de la derrota a su entonces líder cuando lo ponía contra las cuerdas Nairo Quintana; el Purito Rodríguez, Fabio Aru y Alberto Contador, el que quizás tiene el mayor peso en la balanza y el que se encargó de darles un batacazo el primer día, en una dura pero cortísima cronómetro en ascenso, en la que le tomó seis segundos a Porte, 13 a Froom, 1.07 a Purito y 1.08 a Aru.

Todos van al Dauphiné a ganarlo pero, ni el mismo Contador, actual líder, lo acepta. Aseguran que simplemente se meten en ella para terminar su preparación, para saber si necesitan afinarla en los días que faltan, que si se da el triunfo sería bienvenido pero que no lo están buscando… Es como un juego de póker ciclístico en el que se miran con atención las caras, los gestos, las reacciones, las estrategias y donde calibran el poderío de los equipos que tendrán de respaldo.

Nairo por su lado

Y de los favoritos el que brilla por su ausencia es nuestro colombiano Nairo Quintana quien cambió el Dauphine por la Ruta del Sur, carrera que ganó en 2.012 y en la que fue segundo el año pasado, tras el español Alberto Contador, a 17 segundos. Se corre entre el 16 y el 19 de este mes en los Alpes y Señal Colombia anunció su transmisión.

¿Por qué no fue Nairo al Dauphiné? Posiblemente porque Eusebio Unzúe, el patrón del Movistar, que es un viejo zorro, no quiere que sus rivales se den cuenta del estado de forma del boyacense y además no le quiere quitar ni un día de preparación en altura. (Contador acaba de bajar de casi 20 días de preparación en el Centro de Alto rendimiento del volcán El Teide, en la isla de Tenerife, a dos mil metros de altura) y especialmente porque los especialistas aseguran que el perfil del Tour, favorece netamente a los escaladores, aunque Froom el día de la presentación, dijo que "para ganarlo habrá que ser bueno en todos los terrenos: lo que más me gusta del próximo Tour es que no se decidirá en una etapa. Habrá que estar bien en las cronos, en las montañas, en los descensos y en el resto de las jornadas. Es un desafío en todos los terrenos", afirmó el británico, ganador de la pasada edición y de la de 2013.

Y ya que iniciamos esta nota con los maravillosos sitios de inicio y final del Tour, bueno es recordar la polémica que se armó, a raíz de unas declaraciones de Esteban Chaves, por lo que Bogotá no será llegada de la Vuelta a Colombia en cualquiera de sus pinches avenidas. Saben que allá pagan con gusto cientos y hasta casi miles de sumas superiores pero porque hay gente que sabe cómo sacarle utilidades a la inversión, que entiende cómo obtener beneficios mayores, que comprende que un gran certamen deportivo es un gancho para el turismo y hasta para las inversiones. Allá aprovechan al máximo una ventana abierta a más de cien millones de personas que lo siguen en vivo en las orillas de las carreteras o de las calles con una caravana que se demora más de ocho horas pasando y con miles de millones de mensajes en los diarios, en las emisoras, en las redes sociales y en la televisión de todo el mundo, Pero ni a la Federación ni al gobierno les ha pasado por la cabeza empezar a desarrollar la idea…, “más que sea a lo pobre”.