“Estoy preparado para el duelo con Froome”: Nairo Quintana

El ganador de la séptima etapa fue el británico Stephen Cummings, mientras que Greg Van Avermaet sigue de líder.

El ciclista colombiano Nairo Quintana está en la busqueda de su primer título en el Tour. / EFE
El ciclista colombiano Nairo Quintana está en la busqueda de su primer título en el Tour. / EFE

La primera etapa del tríptico de los Pirineos con final en Lago de Payolle se convirtió en una de las jornadas más tranquilas de la presente edición, tan sólo alterada por el monumental susto que produjo el hundimiento sobre la carretera del arco de “último kilómetro” al paso del pelotón principal.

La jornada ofrecía el aliciente con el ascenso del Aspin (1a, 12 kms al 6,5 por ciento), con la coma a 7 de meta. Una escapada de 30 corredores animó el día, y de ella salió el nombre del ganador, el británico Stephen Cummings, mientras que Greg Van Avermaet siguió vestido de amarillo.

Entre los fugados, el ilustre Vincenzo Nibali, muy alejado en la general, pero aún a tener en cuenta por los hombres de la general. Eso obligó a que el Sky de Froome y el Movistar de Quintana se pusieran a tirar al frente del grupo, hasta que Nibali quedó estabilizado a unos 5 minutos en un grupo intermedio que perseguía, sin opciones, a Steve Cummings.

Sin el peligro al acecho, el ascenso al Aspin fue un paseo en grupo, sin ataques ni ritmo exigente. Tras coronar el Aspin, un descenso tranquilo hasta Lago de Payolle. Eso sí, sin contar con la sorpresa del hundimiento del arco. Un parón que aún ralentizó más la llegada a meta. Y que luego de unas horas hizo que los comisarios de carrera decidieran no contar los tiempos de la jornada.

Nairo Quintana, quien llegó en el puesto 16 de la etapa y está en la séptima casilla a 5,57 minutos del líder (el mismo tiempo que Froome), aseguró que “se rodó muy rápido, no había piernas para lanzar un ataque. Se aceleró el ritmo y al final pienso que no quedaban muchas fuerzas para el gran ataque a ninguno de los rivales”.

Quintana manifestó que el pelotón aceleró el ritmo para tratar de limitar el tiempo de los fugados.

El colombiano se declaró preparado para el esperado duelo con el británico Chris Froome en Pirineos, que, presumiblemente, podría llegar el domingo en el final en el alto de Andorra Arcalís.

Como en Les Domaines en 2013 y en La Pierre de Saint Martin en 2015, los rivales de Froome esperan su terremoto: “Cuando se va es difícil seguirlo, pero he entrenado específicamente para responder a sus ataques y no perder terreno”, advirtió Nairo, quien sigue confiado en que la tercera será la vencida y su sueño amarillo podrá hacerse realidad.

Este sábado correrán la octava etapa del Tour de Francia, con un trazado de montaña, entre las poblaciones de Pau y Bagnères-de-Luchon sobre un total de 184 kilómetros. Habrá cuatro premios de montaña, uno fuera de categoría que será el mítico Tourmalet, uno de segunda y dos de primera. El colombiano Sergio Luis Henao, del Sky, se ubica en la casilla 16 de la clasificación general, a 5,57 del líder de la competencia.