Etapa 14: Mende, sinónimo de final emocionante

El colombiano Nairo Quintana, tercero en la general, busca recortarle tiempo al líder del Tour de Francia, Christopher Froome, en una etapa plagada de pendientes.

EFE

Tres kilómetros con una pendiente media del 10,1 %, en la antesala de la meta de Mende, solo pueden aportar emoción a una etapa con final complejo, un buen ejemplo de la aportación del macizo Central al Tour.

La mayor parte de los 178,5 kilómetros entre Rodez y Mende son llanos, pero a partir del 137 la carretera ya no da respiro hasta el final.

Subidas y bajadas constantes, dos puertos de segunda y uno de cuarta y la guinda de la Croix Neuve a las puertas de la línea de meta.

Aunque las medias no son suficientes para que haya grandes ventajas de cara a la general, la victoria de etapa en Mende ha ganado prestigio suficiente como para prever una dura batalla en el pelotón.

El español Joaquim "Purito" Rodríguez, que ya ha ganado dos etapas en la presente edición, sumó una tercera hace cinco años en la pendiente de Mende, la última vez que la ronda gala hizo parada en esa ciudad francesa.

Lo hizo por delante de su compatriota Alberto Contador y ambos superaron a quien entonces portaba el maillot amarillo, el luxemburgués Andy Schleck.

Será la segunda etapa de transición entre los Pirineos y los Alpes, que decidirán este año el aspecto final de la clasificación general.