Fabián Puerta: “Casi se me van las ganas de vivir”

El ciclista antioqueño, sancionado desde hace 17 meses por un positivo por boldenona en un control al dopaje, por fin habló de su caso. Ratifica su inocencia, admite que ha pasado momentos muy duros y asegura que volverá a correr. Conmovedora entrevista con Noticias Caracol.

Fabián Puerta, suspendido hace año y medio por un positivo por boldenona.
Fabián Puerta, suspendido hace año y medio por un positivo por boldenona.FCC

El resultado adverso del tenista Robert Farah en un control antidopaje conocido la semana pasada revivió casos similares de otros deportistas colombianos que han dado positivo por boldenona, un esteroide anabólico de uso veterinario que se le inyecta al ganado y que por eso puede estar presente en la carne para consumo humano.

El antioqueño Fabián Puerta, campeón mundial de la prueba del keirin, fue uno de ellos. En un control sorpresa que le realizaron el 11 de junio de 2018 aparecieron trazos de boldenona y de inmediato fue notificado de una suspensión temporal que se ha prolongado hasta hoy.

Año y medio después, Puerta decidió hablar del caso. Y lo hizo en una conmovedora  entrevista exclusiva con Alejandra Girado de Noticias Caracol. “No es fácil estar acá pero ya era tiempo de salir a contarle a la gente qué es lo que ha pasado hasta el momento”, admitió.

¿Qué lo llevó a guardar silencio?

Se ha vivido un calvario en esos 17 meses. Realmente para mí no era fácil, pero creo que lo que también lleva a hablar de ese tema es tanta gente que ha salido con la misma sustancia. Es como alzar una voz para que hagamos algo porque no es justo que sigamos pagando los deportistas por una sustancia que no es controlada.

Su caso vuelve a ponerse sobre la mesa por el resultado en la prueba de Robert Farah. ¿Qué le espera al tenista?

Le esperan días muy difíciles. Decirle que se rodee de su familia, es lo único que uno puede hacer porque son cosas demasiado difíciles. Él estaba viviendo el mejor momento de su vida deportiva: ganar un gran slam, tener juegos Olímpicos a la vuelta de la mano, saber que podía ganar. Ojalá y salga rápido, puedan acelerar su proceso y el caso de él sea resuelto más rápido.

¿Qué ha pasado durante este tiempo? Cuéntenos de su caso.

No ha sido fácil. Me consideraba una persona fuerte de mente y no fui capaz de controlar esto. No he estado entrenando, empecé a trabajar con un profesional y apenas me vine a dar cuenta que estaba sufriendo una depresión muy fuerte. No tenía ganas de ver la bicicleta, la miraba y recuerdo que un día estaba entrenando y al recibir la llamada de uno de los abogados lo que hice fue pegarle un puño y le saqué una rueda. Es mucha frustración de saber que puedo hacer tantas cosas y no puedo correr. No es fácil, estar en tu casa, no querer salir, sentirte útil a otra vez.

¿Quién lo ha respaldado, las autoridades del ciclismo, sus compañeros?

Es difícil entrar en esa circunstancia. El Comité Olímpico, Coldeportes o ahora el Ministerio del Deporte, desde el momento en que fui notificado, ni una llamada, ni un correo diciéndome que tenía que salir del programa de apoyo al deportista, no me explicaban qué proceso tenía que hacer. Afortunadamente Indeportes Antioquia me ha brindado mucho la mano, la única entidad que no me dio la espalda. Mi médico Luis Eduardo Contreras me apoyó desde el primer momento, nunca me preguntó si lo había hecho. Me dijo: usted podrá ser lo que quiera, pero bobo no es.

¿Cómo llegó esa sustancia a su organismo?

 Yo también quisiera saber lo mismo. Recuerdo mucho  el día 13 de agosto de 2018, a las 8:00 de la mañana, veo un correo de la UCI (Unión Ciclística Internacional). Como estoy controlado por la WADA (Agencia Mundial Antidopaje) y tengo que reportar dónde voy a estar, dónde voy a dormir, todas mis actividades, pensé que era eso. De hecho sigo reportando mi paradero. En realidad no hablo inglés, pero no se necesita conocer mucho de eso para darse cuenta de que hablaba de una suspensión provisional por una sustencia que ni conocía. ¿Boldenona, qué será esto?.

Pero ahí usted ya llevaba 10 años corriendo, ¿no conocía esa sustancia? 

No tenía ni idea qué era ni para qué sirve. A raíz de eso uno se viene a dar cuenta de que hay gente que la usa y que no sale en tres días del cuerpo, sino en mucho tiempo.

En 14 días, dicen los toxicólogos

Cuando se produce en la ingesta de la carne sí, pero si vos te la inyectás, la vida media de esta sustancia son 14 meses. 

¿Ustedes como deportistas de alto rendimiento no tienen unos protocolos rigurosos de consumo de alimentos?

Sí, uno hace dietas, pero quién se va a imaginar que en un trozo de carne te vas a encontrar una sustancia de estas y tu vida se te va al carajo. No es algo fácil de controlar.

¿Usted asume alguna responsabilidad en lo que pasó?

La verdad no. Yo asumiría responsabilidad si a mí me vendieran la carne y me dijeran que tiene ese producto, 

¿Desde entonces ha pasado un largo y costosísimo proceso, qué ha pasado con eso?

No ha sido una defensa fácil. Han sido 17 meses. Desde que abrimos la contramuestra mandamos los argumentos. La UCI se demoró ocho meses en responderme. No respondían llamadas, no responden correos de los abogados, Aún tratamos de contactarlos y no recibimos respuesta de ellos.

¿No puede correr, qué se ha ido con esa suspensión?

Difícil, casi se van las ganas de vivir. Se puede decir que hoy estoy acá porque hace dos años llegó la bendición más grande de mi vida, que es mi hijo. Gracias a él hoy estoy acá. Porque se te va todo, no es fácil tener pena de salir a la calle, de relacionarte con la gente, porque, no nos digamos mentiras, así no seas culpable, es de las peores cosas de las que te pueden acusar en el ciclismo, en tu vida deportiva. Y estar en un momento tan lindo y que de la noche a la mañana se te esfume todo, no es fácil para uno. Yo era campeón mundial, vestía la camiseta arco iris, por lo que había luchado toda mi vida.

¿Usted se siente solo? los costos económicos han sido altos

Sí, han sido demasiado altos. Ya me gasté lo que no tenía y me he gastado más que no tengo, pero quise asumir este reto porque no he hecho nada malo, no me voy a gastar la plata que podría ser el futuro para mi hijo en algo que hice.

¿Y hasta dónde va a llegar?

No se. Creo que si toca pagar un peso más, ya renuncio. Realmente ya no tengo más dinero para esto y ya ha pasado mucho tiempo. Ya no tengo más, no puedo. 

Sería renunciar al proceso de su defensa, a su carrera, ¿sería su retiro?

No, sería renunciar al proceso jurídico, firmar la carta de la UCI donde dice que acepto la responsabilidad y me declaran positivo con una sanción de cuatro años. Así estaría retomando mi carrera el 13 de agosto de 2022. 

¿Y eso no sería haber perdido 17 meses de lucha, de haber dicho que no?

Sí, pero, como te digo, ya mi bolsillo no da más. No veo el proceso justo. Si yo hubiera tenido la claridad que hoy tengo, creo que no habría pagado esta defensa. 

¿Qué tan real es ese fantasma, esa tentación del doping en los ciclistas de alto rendimiento?

No quisiera como entrar mucho en detalle de esto, pero esa presión existe y más que te la ejerza un entrenador, un equipo o un país, te la metés vos. 

En sus redes sociales usted hizo un llamado, se quejó por los casos que han ocurrido con otros deportistas, ¿para quién son esas palabras?

Al Gobierno, al que le toque, porque no es chevere que esto siga sucediendo, pueden haber más formas de que el ganado crezca y se engorde y se venda mucho más. 

¿Qué sigue para Fabián Puerta?

En este momento me dedico a la fotografía, hago parte de un negocio muy bonito que es que vamos a los Gran Fondo y tomamos las fotos. Seguiré en esto, acá veo una nueva oportunidad y todo lo malo deja algo bueno.

¿Le deja algo bueno todo este calvario?

Mucho. Cambiar mi vida. Creo que era una persona que estaba viviendo perdidamente y me he reencontrado con Fabián Puerta, con ese niño humilde que toda la vida he sido. Esto del reconocimiento, el dinero, no es fácil de manejar. Ahora ya tengo un negocio, tengo algo, y voy a seguir montando en bicicleta lo más pronto posible.

Fabián Puerta es un ciclista antioqueño de 28 años especialista en pruebas de pista. Ha ganado múltiples medallas en eventos del ciclo olímpico y copas del mundo desde 2010. En 2018 se coronó campeón mundial del keirin en Appeldorn, Holanda. 

 

 

900642

2020-01-20T08:23:27-05:00

article

2020-01-20T18:04:00-05:00

lordonez1_958

none

Redacción deportes

Ciclismo

Fabián Puerta: “Casi se me van las ganas de vivir”

55

8986

9041