Fernando Gaviria siempre da la pelea

Tras un complicado embalaje en la séptima etapa, el ciclista colombiano fue superado por el australiano Caleb Ewan. No hubo novedades en la clasificación general.

Fernando Gaviria (der.) quedó segundo en la séptima etapa y sigue siendo gran protagonista del Giro de Italia del centenario. / AFP

Un par de centímetros le impidieron al ciclista colombiano Fernando Gaviria ganar este viernes su tercera etapa en el Giro de Italia del centenario. El antioqueño fue superado por el australiano Caleb Ewan, quien llegó mejor ubicado a la última curva, muy cerca de la meta, y logró su primer triunfo en la carrera.(Vea aquí el especial del Giro de Italia 2017 de El Espectador)

La séptima etapa de la prueba fue un recorrido de 224 kilómetros entre Castrovillari y Alberobello, la mayoría planos. La llegada masiva impidió que se presentaran grandes novedades en la clasificación general, en la que el luxemburgués Bob Jungels, compañero de Gaviria en el Quick-Step, conservó la camiseta rosada de líder, mientras que Nairo Quintana está a 10 segundos, en la séptima casilla.

Ewan se impuso por centímetros a Gaviria, la sensación de esta primera semana del Giro con dos triunfos parciales, y al irlandés Sam Bennett. El veterano André Greipel, de 34 años, fue cuarto. (Le puede interesar: Fernando Gaviria en guerra por los puntos)

“Fue difícil al principio de este Giro. Estuve cerca de ganar y los chicos trabajaron muy duro. Estoy contento de haber ganado al fin”, señaló Ewan, del equipo Orica, el mismo en el que corre el colombiano Esteban Chaves.

“Fue un embalaje muy disputado. Tuve que trabajar un poco a falta de tres kilómetros y llegué algo cansado, pero Luka Mezgec hizo una gran labor, por lo que salió perfecto”, añadió el australiano de 22 años de edad, conocido como The Pocket Rocket (la roca de bolsillo), porque mide apenas 1,65 metros y pesa 61 kilogramos. (Lea: Fernando Gaviria: del patinaje al ciclismo)

Ewan y Gaviria lideran la nueva gran generación de la velocidad en el pelotón mundial y lo demostraron en las calles de Alberobello, una población considerada patrimonio mundial por la Unesco. Por sus estrechas calles, rodeadas de casas y edificios pintados de blanco, el australiano negoció a la perfección la última curva para salir en cabeza en la recta de 50 metros. Ni Bennett, por el exterior, ni Gaviria, por el otro lado, pudieron remontar.

Fue su primera victoria en el Giro, la segunda de la su temporada y una de las más importantes de su carrera, al lado de una etapa de la Vuelta a España en 2015. (Puede leer: "Es difícil salir de un país de escaladores": Fernando Gaviria)

“Cometimos un error al final. Felicidades a Ewan y a su equipo, el vencedor siempre lo merece”, admitió Gaviria, ganador en Cagliari el domingo y en Messina el miércoles.

Ewan, quien logró el trigésimo triunfo australiano en el Giro, tiene raíces asiáticas. Sus abuelos maternos son coreanos que emigraron a Australia a finales de los años 70.

Este sábado se disputará la octava etapa, que tendrá un recorrido de 189 kilómetros entre Molfetta y Peschici, por el espectacular macizo del Gargano. Tendrá dos premios de montaña, uno de segunda y otro de cuarta categoría, y concluye con una rampa tortuosa que podría seleccionar un poco el pelotón en un pequeño pueblo de casas blancas asomado al mar Adriático.