Iván Duque: así fue su histórico triunfo en las elecciones presidenciales

hace 3 horas

Fernando Gaviria: lo soñé, lo logré

El antioqueño es el cuarto colombiano en ganar un título orbital en la categoría élite.

Fernando Gaviria se convirtió en el rey de la pista del velódromo nacional de Saint Quentin de Yvilines, en Francia. El antioqueño se colgó el oro en la prueba del ómnium.

El ciclismo, siempre el ciclismo. Este es el deporte que se encarga de darle las mayores alegrías al país. Desde los 70 no ha pasado un año en el que los pedalistas criollos no hayan logrado algún título internacional, pero pocos tan importantes como el que conquistó el sábado el antioqueño Fernando Gaviria, quien se consagró campeón mundial del ómnium, la competencia más dura en la modalidad de pista.

El paisa, nacido en La Ceja hace 20 años, fue quien más puntos sumó en las seis pruebas que definen al corredor más completo del campeonato. El viernes quedó tercero en el scratch y la eliminación, y segundo en la persecución individual, por lo que se fue a dormir como líder. Y el sábado confirmó su talento al finalizar cuarto en el kilómetro contrarreloj y octavo en la vuelta lanzada.

Llegó a la prueba por puntos con la misión de ratificar su poderío, aunque un poco preocupado. Minutos antes de arrancar su compañero y cuñado Fabián Puerta acababa de sufrir un delicado accidente en la pista, por lo que tuvo que ser trasladado a un hospital.

No obstante, Gaviria trató de concentrase y dar lo mejor. Su sueño estuvo a punto de frustrarse por una caída al promediar la competencia, pero el antioqueño se levantó de inmediato y siguió dando la pelea. Luego tuvo fuerzas, incluso para sacarles una vuelta de ventaja a sus rivales y manejar bien los giros finales.

Una vez cruzó la meta y se supo campeón, tras superar al australiano Glenn O’Shea y al italiano Elia Viviani, buscó a su hermana, Juliana, con quien se fundió en un conmovedor abrazo. Le dedicó la medalla a Fabián, a quien en ese momento le practicaban algunos exámenes, y celebró con los demás integrantes del equipo Manzana Postobón, que en líneas generales cumplió una buena actuación en el Velódromo Nacional de Saint Quentin de Yvilines, cerca de París.

“Lo soñé, lo logré. He trabajado toda mi vida para esto, es el resultado de muchos años de trabajo, de sacrificios”, señaló Gaviria antes de subir al podio para recibir la camiseta arcoíris y la medalla dorada.

Después, más tranquilo, admitió que está pasando por el mejor momento de su carrera, pero que aún así llegó a dudar que pudiera ganar: “Desde la primera prueba me sentí fuerte, luego fui manejando la ventaja y no cometí grandes errores. Cuando me caí tuve algo de angustia, pero me di cuenta de inmediato que no tenía heridas de consideración, así que no perdí la calma”.

Esa misma sobriedad fue la que tuvo más tarde a la hora de atender a la prensa internacional, a la que realmente su triunfo no sorprendió, porque ya lo habían visto ganar dos títulos mundiales juveniles hace dos años, en Nueva Zelanda, y más recientemente batir en dos sensacionales embalajes al todopoderoso Mark Cavendish, en el Tour de San Luis, en Argentina.

“Viajamos a Francia con la ilusión de darle un título a Colombia y poderlo conseguir es demasiado satisfactorio. Este triunfo va dedicado a todos los colombianos que hicieron fuerza. Fueron muchos porque mis redes estaban inundadas de ánimo cada que corría una prueba. Al final hubo una preocupación, porque por un descuido me fui al suelo, pero me levanté con coraje y ganas de seguir peleando”, señaló Gaviria, múltiple campeón suramericano, centroamericano y del Caribe y Panamericano.

Fernando es un competidor innato. Muy niño comenzó a practicar el patinaje, porque sus padres, José Hernando Gaviria y María del Carmen Rendón le exigían que hiciera deporte.

Conoció la victoria y se acostumbró a ella, pero no era totalmente feliz. Su verdadera pasión era la bicicleta, por lo que un día les anunció a sus padres que cambiaría de disciplina.

Desde entonces ha alternado con éxito la pista y la ruta. La primera le ha servido para mejorar su técnica y la estrategia de carrera, y la segunda le ha dado resistencia y reconocimiento.

“Tengo muchos objetivos, pero hay que ir paso a paso. Mientras siga siendo rápido en la pista lo voy a hacer, aunque no es un secreto que el verdadero ciclismo profesional está en la ruta”, señala Fernando, quien justamente ayer, tras su éxito en Francia, viajó a Bélgica para hacer unas pruebas con el equipo Etixx Quick Step, con el que probablemente firmará contrato para la próxima temporada, pues todo parece indicar que correrá 2015 con el Coldeportes Claro.

“Esta carrera apenas comienza, tengo como objetivo hacer un buen Tour de L’Avenir y ganar todo lo que corra. Hoy, con esta nueva corona, también me ilusiono con los Juegos Olímpicos de Río”, reconoció Gaviria, quien redondeó una buena actuación de Colombia en el Mundial que ganó Francia, con cinco oros, seguido por Australia y Alemania. El equipo nacional, dirigido por John Jaime González y José Julián Velásquez, terminó octavo.

La otra esperanza de medalla era Fabián Puerta, quien a pesar de que hizo una muy buena preparación, no contó con suerte en el torneo. “Por fortuna los exámenes médicos determinaron que no sufrí lesiones de consideración y estoy fuera de peligro. Ahora sólo pienso en regresar a Colombia y abrazar a mis padres. La pasé muy mal, pero eso es parte del ciclismo. Esto no puede empañar el éxito de Fernando, quien es mi amigo, mi hermano. Estoy muy feliz y orgulloso de él, agradecido porque me haya dedicado la medalla”, señaló Chispas, a través de la oficina de comunicaciones de la Federación Colombiana de Ciclismo.

El título de Fernando Gaviria fue el quinto de algún pistero colombiano en la categoría élite. En 1971 Martín Emilio Cochise Rodríguez se impuso en los 4.000 metros persecución individual. En 2006 María Luisa Calle ganó el scratch. Y en 2011 y 2014 el caleño Edwin Ávila fue el rey de la prueba por puntos.

A esos títulos en campeonatos mundiales hay que sumar los de la categoría juvenil que obtuvieron Marlon Pérez (prueba por puntos en 1994), Jessica Parra (scratch 2013), Jordan Parra (madison 2013, con Fernando Gaviria) y Camila Valbuena (prueba por puntos 2014), además de los dos de ruta, obtenidos por Santiago Botero (contrarreloj 2002) y Fabio Duarte (ruta sub-23 2008).

Todos ellos han lucido la camiseta arcoíris y han ayudado a escribir con letras doradas la historia del deporte más ganador de nuestro país, pues además ha obtenido innumerables éxitos en paradas de Copa Mundo y pruebas internacionales en todas las categorías. De hecho, el ciclismo es la disciplina que mayor cantidad de medallas aporta en los eventos del ciclismo olímpico.