Gabriel Jaime Vélez, el padre deportivo de los grandes ciclistas colombianos

El entrenador del Orgullo Paisa en la actual Vuelta a la Juventud, lleva 36 años dedicados el deporte de las bielas y los pedales. Sus enseñanzas se las ha trasmitido a grandes ciclistas como Rigoberto Urán, Sergio Luis Henao y Carlos 'La Ronca' Betancour.

Vélez, hablando con su equipo Orgullo Paisa minutos antes de la tercera etapa en la Vuelta de la Juventud. / Fabio Cárdenas

A sus 60 años, Gabriel Jaime Vélez es uno de los mejores entrenadores de ciclismo del país. “No era muy bueno montando bicicleta. Tuve esa frustración de no haber sido ciclista”, comenta el director técnico del equipo Orgullo Paisa en esta edición de la Vuelta de la Juventud.

Vélez inició hace 36 años su capacitación para ser entrenador de ciclismo. Siempre quiso apoyar desde abajo, no había mayor satisfacción para él que aquella de ver triunfar en las grandes competiciones del mundo a quienes tuvo desde las categorías infantiles, enseñándoles y trasmitiéndoles el amor por las bielas y los pedales.

Le ha dedicado la mitad de su vida al ciclismo. Su formación la hizo en el municipio que lo vio nacer: Salgar, Antioquia. Allí realizó el trabajo que lo llevo a ser director departamental de la mano de la Liga. Siempre concentrado en forjar nuevas figuras. Idealizó un programa para preparar a los nuevos talentos del ciclismo que surgen en los municipios antioqueños. Allí observó a Rigoberto Urán, Sergio Luis Henao, Marlon Pérez, Carlos Betancour, entre otros. Los ayudó a crecer como personas y luego como profesionales.

Es el papá deportivo de cientos de jóvenes que sueñan con llegar a un equipo europeo. Él no sólo les enseña cómo ser mejores ciclistas. Les muestra el camino que deben afrontar en la vida y por eso cuando ellos cumplen sus metas, existe una amistad y un respeto que perdura con el pasar del tiempo.

Gabriel Jaime Vélez habló con El Espectador de su trayectoria en el ciclismo y del futuro de su equipo Orgullo Paisa en la actual Vuelta de la Juventud, donde espera quedarse con la general después de la victoria en la segunda etapa con Wbeimar Gaviria.

¿Cómo fueron esos años trabajando en Salgar antes de llegar a la Liga de Antioquia?

Llenos de satisfacción. Apoyé muchos muchachos. Primero del municipio y luego de todo el suroeste del departamento. Salieron corredores muy buenos, pero lo más importante es que ayudamos a muchos que eran de bajos recursos y tenían muchas ilusiones de progresar. Fue un trabajo muy gratificante.

¿Cómo fue el paso por la Liga?

A raíz de los resultados que venía trayendo de la zona del suroeste, me nombran entrenador departamental y el primer evento al que voy es en Bogotá a un campeonato de juveniles. Todavía se hacia la contrarreloj por equipos y logramos quedar campeones nacionales. Trabaje con ellos 5 años y después integramos el equipo Ciclo Tienda con el señor Asdrúbal Salazar. Este sería el inicio del orgullo paisa de aficionados, juveniles y posteriormente el club de elite que conocemos hoy en día.

Cuéntenos los inicios del equipo Ciclo Tienda, posterior Orgullo Paisa.

Fue un club privado. Ahí estuvieron corredores muy importantes como Hernán Dario Muñoz (compitió el Giro en el 2002 y 2003), Marlon Pérez (Medalla de Oro en Juegos Panamericanos de 2011 Contrarreloj 40 km), Roberto Roncancio (Campeón nacional de ruta en 1996), entre otros. Fueron unos años de formación para todos. Yo era el que los preparaba y Asdrúbal los dirigía.

Luego de esos años, salieron muchos correros importantes como Mauricio Ardila (8 Giros y 4 Vueltas a España), Luis Felipe Laverde (Vencedor de 2 etapas en el Giro de Italia: 2006 y 2007). Ya hablando más reciente, también salieron corredores como Rigoberto Urán, Sergio Luis Henao, Fernando Gaviria, Carlos Betancur, e infinidad de corredores que pasaron por este programa.

¿En qué consiste su trabajo de base, cuáles son las características que observa en los jóvenes ciclistas con proyección de ser grandes corredores?

Hubo un grupo muy importante que se formó en el 2005. Indeportes Antioquia apoyó un programa muy importante que estaba conformado por un Centro de Desarrollo para el Ciclismo. Los hicimos en el municipio de Jardín. Allí estuvieron 22 corredores y todos llegaron muy novatos. Ahí estaba Rigoberto Urán, Janier Acevedo, Carlos Betancour, Nicolás Castro, Sergio Luis Henao. Todos llegaron debido a un censo que hicimos en la zona del suroeste, ya los habíamos visto corriendo en las carreras de los municipios y a raíz de sus resultados los llevamos al programa.

¿En qué consistía el programa?

Una vez estaban ahí se identificaban sus características. Estas se iban fortaleciendo a medida que se encontraban en el programa. Duro tres años (2005, 2006 y 2007). Se acabó debido a un cambio de gobierno en el departamento. Se vuelve a reiniciar en el 2012 con otro gobierno y se llama: Desarrollo del Ciclismo en las Subregiones de Antioquia. Era muy grande, no había una sede pero se cubría todo el departamento. El 2015 terminó con 550 ciclistas en el programa. Se tenía apoyo en absolutamente todo. Existían técnicos de municipio, de zona y generales. Les entregaban bicicleta, transporte desde el municipio hasta el sitio de las competencias, indumentarias, alimentación, no les faltaba nada.

Con la llegada del nuevo gobernador en el 2016, se le entregó todo el programa a la Liga de Antioquia y ésta lo sigue desarrollando con normalidad. Sí han existido cambios en el presupuesto, pero la idea se mantiene. Se tienen más técnicos de zona y se está iniciando hasta ahora el programa. Empezó hace mes y medio y el objetivo es mantenerlo.

¿Qué sensaciones le produce pertenecer a este tipo de proyectos en donde usted ha sido una pieza clave en el futuro de cientos de ciclistas?

Es una satisfacción muy grande. Uno ha puesto un granito de arena en su formación como personas y como deportistas. Esto es muy grato y disfruta sus triunfos al mismo tiempo que sufre sus malos resultados, porque uno quiere que siempre estén ganando.

¿Todavía tiene contacto con ellos?

Sí, yo todavía me comunico con ellos. No muy seguido pero sí habló de vez en cuando con ‘Rigo’, Betancour, con el que más habló es con Mauricio Ardila que está en el equipo de mayores. Siempre se mantiene una amistad importante con ellos.

¿Qué análisis hace del ciclismo colombiano en la actualidad?

Es muy grande. Y no el deporte. Sino el ciclista como tal, hoy en día es muy profesional. Cada vez hay más nivel y eso lo dicen los resultados. Uno ve en este tipo de carreras que los promedios de velocidad son muy altos y existe gran competitividad entre todos los corredores. El ciclismo colombiano esta pasando por uno de sus mejores momentos.

¿Qué podemos esperar del equipo que dirige en esta Vuelta a la Juventud?

Somos un equipo muy importante. Traemos ocho corredores, seis de 19 años y dos de 22 años. Tenemos pedalistas con un gran futuro como Julián Cardona y Sebastián Castaño. Hay uno que no está con nosotros porque se encuentra haciendo un trabajo de recuperación por un problema congénito, se llama Javier Montoya. Va a ser un corredor importantísimo para el ciclismo colombiano. El Orgullo, Antioquia y Colombia tienen en estos ciclistas un futuro muy grande. De hecho a Cardona y a Montoya le quedan muy pocos meses en este equipo porque pronto estarán corriendo en Europa.