9 May 2021 - 3:38 p. m.

Molano se confunde, Gaviria contra las vallas y Merlier gana en el Giro

El belga fue el más rápido en la segunda etapa que terminó en Novara. Los colombianos del UAE Team cometieron un error y el antioqueño se quedó sin opciones de pelear por la victoria. Ganna sigue de líder.

Camilo Amaya - Enviado especial a Novara

“Lo que pasó es muy común en el ciclismo”. A Fernando Gaviria ya le ha bajado la calentura casi al tiempo que desciende la temperatura en Novara, una pequeña población del Piamonte, de estructura ortogonal y con una torre del campanario tan alta que se puede ver casi desde cualquier punto, claro con los Alpes ahí no más, decorando lo que a la vista parece un telón perfecto o una pintura rococó.

Gaviria ya está más calmado, pero mantiene la expresión dubitativa antes de contestar qué fue lo que pasó. La situación fue así: el colombiano del UAE Team Emirates intentó tomar la rueda de su compatriota Sebastián Molano, la locomotora del tren latino de la escuadra y quien por necesidad era el encargado de lanzarlo, no Maximiliano Richeze, como es habitual. Y entre confusiones y enredos, el antioqueño buscó pasar por la derecha, para acortar camino y distancia con los que ya le sacaban un par de cuerpos.

Y Molano, que percibió una sombra por el rabillo del ojo, levemente lo cerró el paso. Porque los lanzadores no están solo para llevar a los embaladores al punto más alto de combustión, también están para incomodar al otro y hacer que el rival sienta que no hay por dónde pasar mientras el compañero acelera y acelera.

Gaviria, furibundo, maldijo, un par de ocasiones, pues perdió la oportunidad de pelear por la segunda etapa del Giro de Italia 2021.

Le puede interesar: Así marcha la clasificación general del Giro de Italia

Y ya del lado de Gaviria no hubo aceleración, sí una molestia instantánea, y un “lo volveremos a intentar” que despeja las dudas de que el choque haya generado algo físico, pues el se frotó la pierna derecha tras el incidente (van a más de 60km/h) y eso causó preocupación.

Un desacierto que por fortuna quedó en el efímero enfado, que sucedió ahora y no más adelante. Una equivocación que aprovechó el resto, entre ellos el belga Tim Merlier, que sumó su cuarta victoria de la temporada, la primera que no fue en una clásica, también su estreno en el podio de una de las tres grandes. Después entraron los locales Giacomo Nizzolo y Elia Viviani. Molano fue undécimo, por detrás de Caleb Ewan, mientras que Gaviria se ubicó en el puesto 24, todos con el mismo tiempo del vencedor.

En contexto: Entérese de lo que necesita saber sobre el Giro de Italia

Dylan Groenewegen, que volvió a disputar un embalaje luego de nueve meses, de la sanción por el incidente con su compatriota Fabio Jakobsen y de las palabras sobre una reunión secreta que se hizo púbica para llegar a un acuerdo -más que todo un perdón por lo ocurrido en el Tour de Polonia en 2020-, fue cuarto por delante de Peter Sagan.

El líder protegiendo a su líder

Filippo Ganna sabe que en la segunda meta volante del día hay bonificación y por eso se le ve salir como un toro desbocado para pasar primero. A su lado, en una competencia desigual, si se habla de lo físico, Remco Evenepoel parte para tratar de agarrar uno que otro segundo. El italiano toma tres, el belga dos.

Después de eso, la camiseta rosa regresa a su lugar, al frente del tren del Ineos, por delante de Egan Bernal. Su torso gruesos sirve de protección para el colombiano, enjuto él, en días como estos, de rodar en llano y sopesar un viento que se hace incómodo y que mueve el polen de la Italia primaveral por todos lados.

Ganna, que es fortaleza, entrega absoluta y respaldo incondicional, sigue haciendo las veces de locomotora. Y de cuando en cuando mira para ninguna parte, saluda a los aficionados que han reservado un puesto al lado de la carretera durante horas solo por detallar y hasta tiene tiempo de bromear con su compatriota Gianni Moscon.

El hombre más efectivo y rápido del mundo contra el reloj sabe su lugar, entiende que si bien es él quien se sube al podio, quien asiste sin asistir a entrevistas virtuales, el que lleva detrás es el importante. Y el líder lo sabe, con la cabeza, también con las tripas.

El día se cumplió, Ganna disfruta ser el héroe de Italia y hará lo necesario para prolongar ese momento, para que el día que tenga que quitarse la Maglia Rosa esta quede entre compañeros. Y si se llega a perder, de manera adrede, por supuesto, estar ahí de nuevo para ayudar a recuperarla.

Por: Camilo Amaya

En Twitter: @CamiloGAmaya

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X