Gracias, muchachos

Colombia fue gran protagonista en el Giro de Italia del centenario. Nairo Quintana terminó segundo en la general, detrás de Tom Dumoulin, y Fernando Gaviria logró el título de la clasificación por puntos. Los “escarabajos” ganaron cinco etapas.

@giroditalia

Apenas 31 segundos separaron al ciclista colombiano Nairo Quintana del título del Giro de Italia del centenario, el más rápido y parejo de los últimos años. (No se pierda: Tribuna Deportiva: el Giro de Italia, la más colombiana de las tres Grandes)

Como se preveía, el holandés Tom Dumoulin consiguió el título en la última etapa, una contrarreloj plana de 29,3 kilómetros, en la que le sacó un minuto y 24 segundos de ventaja al boyacense, aunque se tuvo que conformar con el segundo lugar de la fracción, ganada por su compatriota Jos Van Endem. ("Voy a ir al Tour a tratar de ganarlo, es mi obligación": Nairo Quintana)

El podio lo completó el italiano Vincenzo Nibali, quien al igual que Nairo, luchó hasta el final, pero terminó claudicando ante el poderío de Dumoulin en las jornadas a cronómetro y su capacidad para aguantar los ataques en las montañas. (Vea nuestro especial del Giro de Italia)

Quintana, el mejor ciclista colombiano de todos los tiempos, completó seis podios en las carreras de tres semanas. Tour de Francia, Giro y Vuelta a España, en apenas nueve participaciones.

Fue una carrera fantástica para Colombia, pues además del segundo lugar de Nairo, quien ganó una etapa, el antioqueño Fernando Gaviria, de apenas 22 años de edad, se impuso en cuatro fracciones y se llevó el título de la clasificación por puntos. (Lea también: Nairo, nuestro mejor deportista de la historia de Colombia)

Como si fuera poco, Wínner Anacona y Sebastián Henao, brillaron en su papel de gregarios en sus respectivos equipos.

“Un podio en una gran carrera no es un resultado para decepcionarse. Los ciclistas no somos máquinas para hacer todo como los planeamos. No todas las veces se puede ganar, a pesar de que siempre damos la pelea. Estoy contentos, satisfecho, agradecido por el excelente trabajo de mi equipo y voy a seguir trabajando para seguir subiendo al podio, ojalá al primer escalón”, admitió Nairo al final de la última jornada, en la Plaza del Duomo, en Milán. (“Nairo es el mejor deportista colombiano de la historia”: Fabio Parra)

El colombiano reconoció que “Dumoulin, en principio, no era el principal rival, pero estuvo muy fuerte siempre, especialmente en las crono, y nos terminó batiendo a todos. No tengo nada que reprocharme, lo hubiera podido hacer mejor o peor, pero traté de dar lo mejor. Algunas veces quise, pero no pude, y no haber sacado mayor ventaja en la montaña nos costó el primer lugar”.

El objetivo de la temporada para Quintana y el equipo Movistar era intentar ganar Giro y Tour. La primera meta no se cumplió totalmente, pero seguirán enfocados en la segunda. “Voy a ir a Francia a tratar de ganar. Es mi obligación, como lo era acá también. Mi forma física va a ir mejorando y allá espero dar la pelea, aunque será igual o más difícil que acá”, agregó antes de admitir que “70 kilómetros de contrarreloj son demasiados para mí. Aunque he mejorado en ese aspecto, habrá que ajustar cosas para seguir evolucionando”.

Dumoulin, el nuevo campeón, tiene 26 años y es profesional desde hace cinco temporadas. Siempre fue un gran contrarrelojero, pero en 2015 se presentó ante la élite del ciclismo al pelear, hasta el penúltimo día, el título de la Vuelta a España. Allí entendió que podía brillar en una competencia de tres semanas. En 2016 se enfocó en la preparación para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en los que conquistó la medalla de plata en la prueba de ruta élite. “He merecido el título. No habría podido hacer más. Lo di todo”, aseguró el primer holandés en ganar una grande desde 1980, cuando Joop Zoetemelk se coronó en el Tour de Francia.

Con el segundo lugar de Nairo, Colombia completó cuatro ediciones con un representante en el podio final. En 2013, Rigoberto Urán fue tercero. En 2014, Nairo salió campeón y Rigo fue su escolta, mientras que el año pasado Esteban Chaves quedó segundo, detrás de Vincenzo Nibali.

Nuestros escarabajos fueron los que más triunfos de etapa lograron en la edición de 2017, con cinco. Llegaron así a 26 victorias parciales en la carrera rosa desde 1973, cuando Martín Emilio Cochise Rodríguez estrenó nuestro palmarés.

Si algo quedó claro en el Giro del centenario es que Colombia es una de las grandes potencias del ciclismo mundial y que tiene talentos suficientes para seguir protagonizando las grandes carreras. En julio, en el Tour, además de Nairo seguramente estarán Rigoberto Urán, Esteban Chaves, Miguel Ángel López y Sergio Luis Henao, todos ellos ya consagrados en Europa y con la motivación para seguir dejando en alto los colores de la bandera nacional en todas las carreteras del Viejo Continente, como lo hicieron Lucho Herrera y Fabio Parra en los 80, Santiago Botero y Mauricio Soler a comienzos de este siglo, y cualquier compatriota que se sube en su caballito de acero para pedalear con el alma y con el apoyo de millones de compatriotas que aman el ciclismo, el verdadero deporte nacional.