Hay que ser protagonistas

Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Esteban Chaves, Julián Arredondo, Carlos Betancur, José Serpa y Wínner Anacona, entre los 198 pedalistas que tomarán la partida en Jerez de la Frontera.

Poco más de 3.200 kilómetros separan el ciclismo colombiano de la gloria absoluta. Siete escarabajos serán los encargados, a partir del próximo sábado, de recuperar el protagonismo criollo en la Vuelta a España, la tercera prueba por etapas más importante del mundo, detrás del Tour de Francia y el Giro de Italia.

Como nunca antes, nuestros pedalistas llegan como favoritos. Y lo hacen con razones de sobra, al fin y al cabo lo han justificado con excelentes resultados en las pruebas de ruta durante las últimas temporadas.

Además, el recorrido les favorece. De las 21 etapas, 13 son de media y alta montaña, mientras que apenas cinco serán totalmente llanas. Eso sí, habrá una contrarreloj por equipos, que ya no nos asusta, pues todos pertenecen a escuadras de primer nivel, y dos tramos individuales.

La gran carta, sin duda, es nuevamente Nairo Quintana, jefe de filas del Movistar, aunque aparentemente compartirá con Alejandro Valverde esa condición. El boyacense, subcampeón del Tour 2013 y ganador del Giro 2014, espera convertirse en el primer colombiano en lograr podio en las tres grandes, hazaña que será muy difícil de igualar.

Tras él, Rigoberto Urán, el capo del Omega Pharma Quick Step, probablemente el ciclista criollo más profesional y maduro del momento. El antioqueño, carismático y alegre, se ha preparado como nunca para lograr por fin un título mayor, tras su plata olímpica en Londres y dos segundos lugares en el Giro.

No menos protagonismo se espera de Julián Arredondo, otro paisa corajudo y luchador, que se quedó con el título de los premios de montaña en el pasado Giro. Su meta será ganar esa clasificación y pelear alguna etapa para el Trek Factory Racing.

Talento tienen para brillar los dos más jóvenes del grupo, Esteban Chaves y Carlos Betancur. El Chavito, del Orica GreenEdge, tiene que comenzar a ratificar por qué ganó el Tour de l’Avenir, mientras Bananito necesita reivindicarse con su equipo, el AG2R La Mondiale, tras un primer semestre para olvidar debido a problemas físicos.

El grupo lo completan dos gregarios del Lampre Mérida, el veterano José Serpa y el todavía joven Wínner Anacona. Ellos dependerán de las órdenes que les dé su equipo, pero seguro se las arreglarán para figurar.

La meta es el título y hay con quiénes pelearlo, para superar las históricas actuaciones de Pacho Rodríguez, segundo en 1985, y Fabio Parra, también subcampeón pero en 1988. E igualar lo conseguido por Lucho Herrera en 1987, cuando llegó vestido de amarillo (hoy el líder usa camisa roja) al Paseo de La Castellana. Este año la prueba termina, el 14 de septiembre, en Santiago de Compostela. 

[email protected]

@Memordonez