Una locomotora amarilla llamada Jumbo-Visma

Noticias destacadas de Ciclismo

El equipo neerlandés es el que impone el ritmo en el Tour de Francia 2020. Primoz Roglic, Tom Dumoulin y Wout van Aert se han destacado con la escuadra que dirige Nico Verhoeven.

A la velocidad que viajan los trenes que recorren Europa van los integrantes del Jumbo-Visma, la nueva locomotora amarilla que marca el ritmo del Tour de Francia 2020. Los seis años de hegemonía del Ineos Grenadiers (antes Ineos y también Sky) parecen llegar a su fin con el proyecto del equipo neerlandés que encabeza Nico Verhoeven como director y que cuenta con la experiencia y también la promesa de ciclistas como Primoz Roglic, Tom Domoulin, Wout van Aert o Tony Martin o George Bennett.

El Jumbo-Visma ha mutado varias veces de nombre y patrocinadores, pero las raíces del fruto que vemos en el comienzo de este otoño han pertenecido siempre al ciclismo neerlandés. Desde lo cotidiano hasta la competencia la bicicleta se ha convertido en un símbolo de identidad nacional para Holanda. Y es eso mismo lo que provoca que en las carreteras de Europa no dejen de verse corredores de ese país con todas las virtudes necesarias para hacer parte de los equipos de élite del ciclismo. Tom Domoulin y Wout van Aert, por poner solo unos ejemplos, combinan la experiencia y las promesas de esa locomotora amarilla y de esa tierra fértil del pedal.

Toda persona deja algo de su esencia en sus oficios y, aún más, en aquello que le apasiona. El origen y porvenir del Jumbo-Visma tiene mucho que agradecerle a Jan Raas y  Kwantum-Hallen, que aunque se dividieron en 1984, fueron artífices de varias victorias en grandes vueltas y campeonatos para Holanda y fueron también los que sembraron la primera semilla para crear un equipo comprometido con impulsar el ciclismo y sus glorias en el país.

Superconfex (1987); Buckler (1990); WordPerfect (1993); Novell (1995); Rabobank (1996). Esos fueron sus patrocinadores en los primeros años. La multinacional holandesa fue la que más estuvo acompañando al equipo. Sin embargo, en 2013 se retiró por el escándalo de Armstrong y su dopaje en varias ediciones del Tour de Francia. Luego de eso la escuadra cambió su nombre a Blanco Pro Cycling Team. Poco tiempo duró, pues Belkin, una empresa norteamericana de energía asumió el patrocino hasta 2014. Al año siguiente Brand Loyalty (equipo de patinaje de Holanda) y LottoNL (lotería holandesa) atendieron el llamado de Richard Plugge, mánager y gerente del equipo y así sobrevivieron a un nuevo cambio. Team LottoNL-Jumbo fue su nuevo nombre.

Desde su creación y hasta este presente, el equipo holandés completa 59 victorias de etapa y 20 maillots amarillos. La primera victoria fue de Jan Raas en Burdeos, en 1984; el primer maillot amarillo fue para Ludo Peeters el mismo año, por un día. Ahora, Wout van Aert, campeón nacional de Países Bajos, le dio dos victorias al Jumbo-Visma en este 2020, así como Primoz Roglic, el esloveno de 30 años y uno de los líderes de la escuadra junto a Tom Dumoulin, es quien viste la camiseta del líder del Tour de Francia.

La transformación del Jumbo-Visma ha sido mucho más notoria en los últimos años. Si bien se han destacado a lo largo de las 36 participaciones ininterrumpidas, los holandeses dejaron de apostarle a las victorias de etapas para ir por el botín completo. Pedalistas como Óscar Freire, Robbie McEwen, Bauke Mollema, Lars Boom, entre otros, han pasado por las filas de una escuadra que halló su auge este año, pero que, al parecer, no ha hallado su cielo y su límite.

Un incidente no permitió que el Jumbo-Visma tuviera un tridente de oro en el Tour de Francia 2020. La caída de Steven Kruijswijk en el Critérium del Dauphiné evitó que el neerlandés, tercero en el tour en 2019, estuviera junto a Primoz Roglic y Tom Dumoulin comandando la locomotora que, aún sin él, se mantiene firme jornada tras jornada.

Los vientos soplan a favor del Jumbo-Visma. El pelotón lleva en su parte delantera el amarillo del líder, el mismo amarillo que viste la escuadra holandesa. Su poderío parece ser el golpe de Estado a un Ineos Grenadiers que se creía imbatible, y que este año le apostó a una nueva generación de ciclistas que no solo son de otro tiempo, sino también de otro continente. En cabeza de Primoz Roglic, Steven Kruijswijk, Tom Dumoulin, Tony Martin, George Bennett, Dylan Groenewegen, Robert Gesink, entre otros, el Jumbo empieza a acomodarse como una nueva fila jerárquica en el campo del ciclismo mundial.

Comparte en redes: