4 Dec 2020 - 4:53 p. m.

Javier Jamaica: ingeniero, futbolista y futuro rey de las montañas

Era un lateral izquierdo con condiciones, pero a los 20 años sufrió una rotura de ligamento cruzado anterior. En la recuperación descubrió la bicicleta y nunca más se bajó. Ahora es protagonista en el ciclismo colombiano y el ganador de la etapa reina del Clásico RCN.

Thomas Blanco- @thomblalin

Su sueño más profundo fue ser piloto de avión, también futbolista profesional. Pero jamás se imaginó ciclista. La forma más clara que encontró de materializar sus sueños fue estudiar ingeniería mecatrónica en la Universidad Nacional. Va en sexto semestre.

“Aplacé los últimos dos semestres para dedicarme de lleno al ciclismo, creo que me toca tomar una decisión. Yo quería ser piloto de avión, era mi sueño más grande, pero es una carrera muy costosa. Y lo alterné con la robótica y la tecnología que siempre me han gustado mucho”, apunta Javier Jamaica, el mejor hombre del Colnago en el Clásico RCN.

Un hincha furibundo que iba seguido a El Campín a apoyar Independiente Santa Fe. No olvida el título de la Copa Sudamericana en 2015, como tampoco el dolor por la polémica eliminación ante Olimpia en las semifinales de la Copa Libertadores 2013.

A la vez fue un destacado lateral izquierdo. De esos zurdos con los pies, pero diestro con las manos. Se formó en la escuela de fútbol del exjugador de Millonarios Hernando “El Mico” García. “Pero a los 20 años me dio la lesión del futbolista, la de Falcao”. El diagnóstico: rotura de ligamento cruzado anterior.

Y en la recuperación le tocó montarse en la bicicleta. Tenía 21 años. “Mi papá me empezó a decir que fuéramos a Patios, al Alto del Vino y me di cuenta de que tenia condiciones”. Y precisamente, hoy por hoy, es el segundo pedalista con el récord en el Alto de Patios con un registro de 15:28 en Strava. Está a 12 segundos del King of the Mountain (KOM): Santiago Buitrago, ciclista del Bahrain McLaren. Dentro de poco será rey de la montaña.

En la Universidad Nacional se tejió su relación definitiva con el ciclismo. Salía a rodar con sus compañeros en su bicicleta de montaña, mientras que ellos iban en una de ruta. “Y siempre les ganaba en la subida”. Entre esos muchachos, Rangel Guerrero era el más dotado de todos. “Fue el que siempre me prendía, él fue el que me enseñó a sufrir sobre la bici”.

Marco Tulio Bustamante, profesor de ciclismo de ruta de la universidad, que aparte dirigía el club Monserrate, vislumbró que estaba en frente de alguien especial y lo invitó a trabajar con él. Empezó a correr carreras federativas y así llegó a hacerse notar en la Vuelta a la Juventud.

Y a sus 24 años fue la revelación de la pasada Vuelta a Colombia en las filas de la Fundación Depormundo: fue top 20 en la etapa reina en el Alto de La Linea, 14 en la cronoescalada y en la última jornada en el Alto de Santa Elena peleó el triunfo con los líderes de los demás equipos, Diego Camargo, Óscar Sevilla, Danny Osorio y Juan Pablo Suárez.

El lunes después de la carrera sonó su teléfono: el Colnago quería contar con él para competir en el Clásico RCN una semana más tarde. No lo pensó dos veces. Y no se equivocaron: en una muestra de clase se quedó con la etapa reina en Riosucio.

Javier Jamaica es un corredor dotado en la montaña, sobre todo en las cuestas largas. También le va muy bien en las pruebas contra el reloj con ascensos. “Me gusta la montaña larga, la alta montaña. Eso sí, no soy tan explosivo en las de uno o dos kilómetros, son cosas que hay que trabajar”.

El sueño de ser piloto y terminar su carrera sigue en pie. “Uno nunca es viejo, nunca es tarde para estudiar”, cierra Jamaica. Un ingeniero mecatrónico, futbolista y piloto en suspenso que se vislumbra dentro de poco en ese selectivo avión de los privilegiados rumbo al ciclismo europeo.

Comparte: