Juan Sebastián Molano ganó en Puerto Boyacá su segunda etapa en el Clásico RCN

El pedalista boyacense del Manzana Postobón se impuso en la cuarta fracción de la competencia. Óscar Sevilla aumentó su ventaja como líder.

Juan Sebastián Molano ganó en Puerto Boyacá. Foto: Clásico RCN

La fortaleza en cada pedaleo de Sebastián Molano lo está volviendo en un pedalista imbatible en el Clásico RCN en las etapas planas. Ya son dos las que conquista. El viernes en Apartadó, Óscar Sevilla casi le arrebata la victoria de las manos por celebrar antes de tiempo, pero este lunes no hubo duda. Le sacó más de una bicicleta a Jaime Castañeda, quien terminó segundo en la llegada a Puerto Boyacá.

Fue una etapa complicada y la segunda más larga – hasta ahora – de la competencia. Y en el final de los 166,2 kilómetros con la mayoría del pelotón agrupado, Molano embaló. Embaló de tal forma que el resto del grupo de ciclistas se conformó con verlo cruzar la meta de primero. Nadie pudo seguirlo. Cuando se paró en pedales su físico se impuso sobre los demás y sus piernas hicieron el resto. 

Y ganó. Esta vez no celebró con anticipación. Esta vez esperó a pasar la meta para festejar su segunda victoria en el Clásico RCN con puño cerrado. Aprendió la lección. Pero dejó claro que está en una forma envidiable. “Estoy en una buena condición, en un gran momento. Creo que llegaré muy bien al Mundial. Lo estoy demostrando en este Clásico RCN”, dijo tras vencer en Puerto Boyacá.

Fue un día en el que Mauricio Ortega quería resarcirse tras quedar frenado en el ascenso a El Escobero. Hizo parte de la fuga. Ganó los premios de montaña en el alto de Jaime Mira y Monteloro, pero no le dio. La gasolina se le acabó y fue cazado a falta de 15 kilómetros. Lo intentó, dejó todo lo que tenía, pero no alcanzó a coronar. Con el lote compacto hubo intentos de ataque, pero ninguno dio frutos.

El que aprovechó que el pelotón estuviera unido fue Óscar Sevilla, quien ganó la última meta volante para sumar tres segundos más en la clasificación general. Al final fue Molano el que aprovechó su potencia para ganar.

La clasificación general se mantiene, a pesar de una mala señalización al final que hizo que el grupo de Óscar Sevilla perdiera 11 segundos con respecto a los ganadores, “Cuando las cosas están bien se dicen y cuando no, también. La organización falló en el final de la llegada”, dijo el español, quien llegó con un grupo de más de 50 corredores. El líder del EPM Une aventaja por 22 segundos a Alexander Gil, Robinson Chalapud, Óscar Soliz y Carlos Becerra, quienes le siguen en la clasificación.  

Temas relacionados

 

últimas noticias

Rafael Gutiérrez, digno heredero del downhill