El paisa gana su segunda etapa

La hora Gaviria

El Giro de Italia, la primera gran carrera del colombiano, ratifica su potencia en el embalaje. Nairo Quintana es séptimo en la general.

El antioqueño Fernando Gaviria celebra su segundo triunfo de etapa en esta edición del Giro de Italia. / AFP

Cuando se acercaba el comienzo de una de las tres llamadas carreras grandes del ciclismo, Giro de Italia, Vuelta a España o Tour de Francia, los aficionados colombianos buscaban con juicio las fechas de las etapas de montaña, donde los escarabajos nacionales hacían de las suyas, ganaban fracciones, definían títulos y nosotros celebrábamos. Pero, con la llegada de Fernando Gaviria al circuito mundial, la dinámica cambió.

Hoy por hoy, un colombiano, nacido hace 22 años en La Ceja (Antioquia), es uno de los mejores velocistas del pelotón, motivo por el cual nos ha obligado también a seguir sin parpadear esas etapas llanas, que ganan los llamados embaladores.

Pues Colombia tiene a uno de los mejores. Y él, con talento de sobra, ha sabido ratificarlo en este Giro de Italia, al sumar dos triunfos de etapa en tan solo cinco jornadas, con la camiseta rosada incluida en la tercera fracción.

Muy bien se lo explicó a El Espectador, Eusebio Unzué, mánager general del Movistar Team, al referirse al antioqueño:

¿No le encantaría tener en sus filas a un embalador de las calidades del colombiano Fernando Gaviria?

“Es el sueño de todos los que no lo tenemos. Pero el equipo nuestro, históricamente, desde 1980, cuando comenzamos, tiene un modelo de ciclismo con carreras de una semana y las grandes vueltas. Entonces, el perfil de nuestros competidores, normalmente, está en función de este tipo de competencias. Nunca hemos tenido especial privilegio por los embaladores. Pero estoy seguro de que Fernando en los próximos siete años va a ser uno de los tres mejores del mundo en esta especialidad. Está en el equipo ideal y le deseo suerte”.

Y suerte es la que ha tenido Gaviria. Claro que sí, y talento, también. Ayer, efectivamente, el corredor de la escuadra Quick-Step ganó, en el esprint, la quinta etapa en Mesina (Sicilia); suma así su segundo triunfo en la prueba.

Bob Jungels, su compañero luxemburgués, conservó el liderato en la meta de la ciudad natal de Vincenzo Nibali, ganador del Giro 2016, que recibió una calurosa bienvenida, mientras que el colombiano Nairo Quintana es séptimo en la clasificación general.

Gaviria, vencedor el lunes en Cagliari, triunfo que le permitió llevar la camiseta rosada un día, aventajó en la línea de meta al italiano Jakub Mareczko y al irlandés Sam Bennett, tras 159 kilómetros. El alemán André Greipel fue cuarto en esta etapa, la última en Sicilia.

El corredor paisa firmó su segundo triunfo en la prueba italiana, en la que debuta, con lo que confirma su condición de nueva estrella de la velocidad mundial. Con su victoria, son 23 las etapas ganadas por colombianos en el Giro.

“¡Qué gran día!”, reaccionó el ciclista después de celebrar la victoria junto con sus familiares en la meta. Como en su triunfo del lunes, Gaviria aprovechó el trabajo de su compañero, el argentino Maximiliano Richeze, fenomenal en su labor de lanzador, para imponer su potencia en un esprint en el que el tren delantero lo habían manejado los ciclistas del Bora.

“Estoy feliz con las dos victorias. Las piernas me respondieron como yo quería. El equipo ha estado perfecto; me ha llevado en el momento más adecuado, con el viento de cara a la línea de meta”, añadió el líder de la clasificación por puntos.

“Espero llegar a Milán. Si alcanzo el final del Giro, seré otro Fernando: el chico se habrá convertido en un hombre”, añadió Gaviria, espectacular en el arranque de su primera gran carrera por etapas.

Los favoritos

El líder de una general sin cambios, Jungels, se quejó de la peligrosidad del circuito final, donde los aficionados disfrutaron de la llegada de la 100ª edición de la carrera. “Es increíble ver a tanta gente en las calles, pero también es peligroso porque la gente quiere tomar fotos y selfies, acercándose mucho. Somos 200 ciclistas y es peligroso, pero así es el ciclismo”, señaló el luxemburgués.

Entre los grandes favoritos, Nibali y Nairo Quintana, su combate se desarrolló ayer fuera de la carretera. “Somos rivales, Nairo está aquí para ganar. No nos gustamos, no tengo la relación que puedo tener con Fabio Aru o las mismas conversaciones que con Alberto Contador”, dijo el italiano.

Hoy, la sexta etapa se desarrollará en Calabria, en el sur de Italia. La meta, en la estación termal Terme Luigiane, está situada en una subida de dos kilómetros del 5,3 %.

Fernando Gaviria podrá seguir celebrando en el Giro de Italia y nosotros también, porque, según los expertos, hay dos o tres fracciones hechas a su medida, en las que nuevamente podrá mostrar todo su poderío. Luego, en la alta montaña, festejaremos a nombre de Nairo Quintana, el gran favorito para el título general, el mismo que ya ganó en 2014. Así es, por ahora vivamos la hora Gaviria.