Lance Armstrong insulta a la organización del Tour por no invitar a Jan Ullrich

Al exciclista estadounidense le quitaron sus siete títulos de la carrera francesa al comprobarse que se dopó.

Lance Armstrong (i) y Jan Ullrich, ambos involucrados con el dopaje, en París, durante el podio del Tour de Francia 2005.AFP

El exciclista estadounidense Lance Armstrong, desposeído de sus siete títulos del Tour de Francia por dopaje, insultó este miércoles a los organizadores de la 'Grande Boucle' por no invitar al alemán Jan Ullrich a la salida de la edición de este año en Düsseldorf, veinte años después de su título. (La promesa que Esteban Chaves le cumplirá a su padre)

"¿Poner alfombra roja a gente como Jalabert, Virenque y Hinault (y muchos otros) y no invitar a Jan? Pfft, fuck ASO!", escribió Armstrong en su cuenta de Twitter, utilizando una fórmula insultante en inglés y aludiendo con ella a Amaury Sport Organisation (ASO), la empresa organizadora del Tour.

Ullrich, único campeón alemán del Tour de Francia, en 1997, reconoció en 2013 que se doptó durante su carrera, pero su nombre nunca fue retirado del palmarés.

Armstrong denunció la diferencia de trato entre los ciclistas franceses que cita, entre ellos Richard Virenque, suspendido por dopaje, y Jan Ullrich, rechazado por algunos en su propio país por su pasado con el dopaje. ("Estoy listo para volver a ganar el Tour": Alberto Contador)

 

Ullrich, ¿héroe o villano?

 

Alemania no olvida, pero tampoco perdona. Jan Ullrich, único campeón alemán del Tour de Francia, no estará el sábado en la salida de la carrera en su país, en Düsseldorf, para celebrar el 20º aniversario de su triunfo: su imagen de héroe nacional contrasta con la de traidor al deporte que otros tienen de él por haberse dopado.

La anécdota es cruel, pero reveladora: en mayo de este año, los organizadores de la Vuelta a Colonia contrataron a Ullrich, de 43 años y ya retirado, como director deportivo de la prueba. La prensa protestó y Ullrich, viendo venir la tormenta, dimitió incluso antes de tomar posesión de sus funciones.

"Encuentro triste que Ullrich siga siendo tratado así después de tantos años", lamenta André Greipel, actual estrella del esprint alemán, que continúa considerando a Jan como "un héroe del pueblo".

"Ha sufrido mucho en los últimos años, merece una segunda oportunidad. Ha hecho mucho por el ciclismo alemán", añade Marcus Burghardt, que el domingo se coronó campeón de Alemania. (Nairo Quintana: radiografía de un campeón)

Al "héroe", como le llama también el diario Bild, el diario más leído de Alemania, se le reprocha sobre todo no haber revelado datos detallados en su confesión pública. Y únicamente haber hablado años después del final de su carrera en febrero de 2007, sobre su implicación en el programa de dopaje del doctor Eufemiano Fuentes.

"No hablo más de dopaje, miro hacia el futuro", respondió Ullrich a Bild, que le preguntó sobre esta cuestión esta semana. "Hace diez años que me retiré y me siguen hablando de dopaje. Sí, cometí errores, pero fui castigado y he pagado por ello", afirma.

Ullrich vive ahora en España, en la isla de Mallorca, con su familia. Allí organiza concentraciones de entrenamiento para cicloturistas. También tiene acciones en una empresa que fabrica cámaras isobáricas, para simular condiciones de altitud.

En el imaginario colectivo alemán, Ullrich sigue estando asociado a momentos de gran gloria deportiva. "Tenía nueve años, mi padre y mi tío gritaban frente al televisor y yo me preguntaba por qué...", recuerda Marcel Kittel, otro nombre importante del pelotón.

"Era casi como en 1954, cuando Alemania se convirtió en campeona del mundo (de fútbol) por primera vez", estima por su parte el legendario reportero deportivo Herbert Watterott, de 75 años. "El Tour de Francia era el tema de conversación número uno en el país", recuerda.

"En aquella época", recuerda Ullrich, "la gente hacía fila durante horas para tener un autógrafo, no podía salir al cine o ir de compras". (Tour de Francia: llegadas en alto y etapas a tener en cuenta)

El joven campeón, nacido y formado en la RDA comunista, tenía 23 años. Su maillot amarillo provocó un boom extraordinario del ciclismo alemán, cuyas consecuencias todavía son perceptibles actualmente, con una generación de profesionales que eran niños entonces y que a buen seguro fueron inspirados por la hazaña de Ullrich.

Muchos alemanes sólo recuerdan de Ullrich su victoria histórica en el Tour y olvidan el resto de su carrera, que no terminó de la mejor manera.

El cuento de hadas finalizó bruscamente en la víspera de la salida del Tour de 2006, cuando Ullrich quedó fuera de la carrera porque su nombre aparecía en la que fue llamada 'Operación Puerto', en alusión a una red de dopaje sanguíneo. Ocho meses más tarde, desmotivado y desacreditado, puso fin a su carrera.

Puede que por un golpe de nostalgia, Ulrich anunció que estará a borde de la carretera el domingo en Korschenbroich para seguir la segunda etapa del Tour 2017, entre Düsseldorf y Lieja. Algo que no había hecho desde su retirada. (Un hermoso objeto cumple 200 años: la bicicleta)

700465

2017-06-28T14:55:23-05:00

article

2017-06-28T14:58:56-05:00

none

AFP

Ciclismo

Lance Armstrong insulta a la organización del Tour por no invitar a Jan Ullrich

80

6967

7047