Las contrarrelojes de Miguel Ángel López

El pedalista boyacense además de la fortaleza que tiene para el ascenso, también se ha destacado en las pruebas a cronómetro. En 2016 ganó la Vuelta a Suiza gracias a una CRI.

Miguel Ángel López en la contrarreloj de los Nacionales de Ruta de 2016.Archivo - El Espectador.

Miguel Ángel López está deslumbrando en la Vuelta a España. Cada vez que aparece la montaña el ciclista colombiano vuela. Ninguno ha podido seguirle el paso. Esos potentes arranconazos han hecho que más de un ciclista quede frenado en el pavimento, sin reacción. Hasta el momento ha sido catalogado como el mejor escalador de la competencia, a pesar de no portar la camiseta de la montaña. Sin embargo, este ciclista de 23 años no solamente se ha destacado cuando el terreno se empina, también sabe cómo defenderse en las contrarrelojes. Así ganó el Tour de Suiza en 2016. Pero nunca en su carrera ha corrido en una prueba a cronómetro de 40 kilómetros. (Vea el especial de la Vuelta a España)

“Espero hacer una gran contrarreloj y no perder mucho tiempo. Mañana habrá otros corredores que tengan la contrarreloj más a favor que yo, pero quiero hacerlo como nunca y perder la menor cantidad de tiempo posible”, dijo el pedalista nacido en Pesca, Boyacá, en la rueda de prensa del día de descanso llevada a cabo en el hotel del equipo en Laguardia. Rafael Acevedo, exciclista y quien fue el técnico que descubrió a López, destacó la fortaleza de este pedalista para afrontar las pruebas cronometradas. “Es un joven con mucha potencia, fuerte y que además se tiene mucha confianza. Estoy seguro que le va a ir bien porque en esta carrera ha venido de menos a más”. (Lea: El empuje de Miguel Ángel López)

Aunque queda la duda de cómo responderán sus piernas ante este desafío, debido a que este año solo ha corrido un contrarreloj individual y fue de seis kilómetros en el primer día de competencia de la Vuelta a Suiza, Acevedo resalta que la fortaleza mental de Miguel Ángel López lo llevará a terminar con un buen tiempo. “Creo que está con buenas piernas y sabrá cómo afrontar el desafío, creo que Chris Froome no le sacará más de un minuto al ‘mono’, lo veo con muchas ganas de responder ante la confianza que le ha brindado el equipo”.  

Desde el 2014, fecha en la que finalizó en la cuarta posición en la prueba contra el reloj individual del Campeonato Nacional de Ciclismo sub-23, Miguel Ángel ha mostrado una mejoría notable. Sus piernas responden con facilidad ante los exigentes tramos impuestos por las diferentes organizaciones de carreras y de perder 2:57 minutos con Tom Dumoulin en el Tour de Suiza, su primera crono de 38 km con un equipo World Tour, pasó a coronarse campeón de esta carrera un año más tarde gracias a una contrarreloj de 16.8 km en la que terminó en la segunda posición y le ganó a un campeón mundial como Fabián Cancellara y al holandés Wilco Kelderman, cuarto en esta edición de la Vuelta.

Entre recuperaciones y terapias

En noviembre de 2016 una fractura de tibia y peroné lo hizo perderse los primeros meses de la temporada. Después de terapias y ejercicios impuestas por el médico ortopedista y del deporte Gustavo Castro, López regresó en junio para la Vuelta a Suiza, en la que compitió en una contrarreloj individual de seis kilómetros, perdió 44 segundos con el ganador de esa fracción, Rohan Dennis. Después, una caída lo obligó a abandonar la competencia.

“Nuevamente tuvo que hacer sesiones de recuperación y terapias. Fue un mes duro para el ‘mono’, quien sufrió heridas en el rostro, recibió suturas en el labio superior y en la frente y perdió tres dientes, además de una fractura en el pulgar de su mano derecha. Pero gracias a la perseverancia logró sacarlo adelante. Viajó el 23 de julio a España, donde se quedó en la casa de Vicente Belda y allí tuvo tres semanas para preparar la Vuelta”, afirmó Rafael Acevedo.

Esos pocos días de competencia y la baja cantidad de kilómetros lo llevaron a iniciar la Vuelta a España sin mucho ritmo. “En la primera semana tuvo muchas dificultades por el calor y la falta de piernas”, dijo Acevedo. Además, que en ese comienzo de competencia tuvo que trabajarle a Fabio Aru. Perdió cuatro minutos, pero desde el miércoles ha logrado descontarle un minuto y medio a Chris Froome en la clasificación general. Su objetivo es meterse al podio. No será tarea fácil, pero la contrarreloj con meta en Logroño será el primer obstáculo que tendrá que superar el boyacense su quiere cumplirlo.

@J_Delahoz

[email protected]

últimas noticias

El laberinto de Nairo en el Tour

El “Chepe” Castro, un entrenador de la vida