"Los ciclistas no somos máquinas"

Rafael Montiel, del Aguardiente Antioqueño Lotería de Medellín, ganó ayer en Cali.

El español Óscar Sevilla no comenzó bien la carrera, pero se ha recuperado. El miércoles ganó la etapa en El Bordo, Cauca. /Andrés Torres
El español Óscar Sevilla no comenzó bien la carrera, pero se ha recuperado. El miércoles ganó la etapa en El Bordo, Cauca. /Andrés Torres

El amor por una mujer y la amistad con los ciclistas Santiago Botero y Víctor Hugo Peña hicieron que Óscar Sevilla dejara su vida en España para convertirse en un colombiano más.

En 2008, en una de las etapas de la Vuelta, se enamoró de la paisa Ivón Agudelo, quien ahora es su esposa, la mamá de su hijo y la principal responsable de que el pedalista nacido en Albacete el 29 de septiembre de 1976 no quiera irse de Colombia.

Es uno de los favoritos al título de la competencia ciclística más importante de América, porque este año ha sumado cuatros victorias: las clásicas de Rionegro y Anapoima, y las vueltas al Tolima y Antioquia.

Sevilla, quien hace parte del equipo EPM Une, reconoció que el ciclismo colombiano está en ascenso y, a pesar de su mal comienzo, todavía espera ganar la Vuelta a Colombia.

¿Por qué le gusta competir en Colombia?
En este país la topografía cambia mucho y eso hace más dura y emocionante cualquier competencia, porque puede pasar de todo. Uno se encuentra en pocos kilómetros con muchas subidas, bajadas o planos. También varia el clima, Colombia está llena de contrastes.

¿Qué se necesita para ganar la Vuelta?
Para mí lo más importante es la experiencia, no en la edad, sino los kilómetros recorridos. En esta vuelta hay varios veteranos, por eso es rico correrla.

¿A cuáles competidores podría destacar?
Son muchos, ahora podría mencionar a Iván Parra, Félix Cárdenas, Mauricio Ortega y Giovanni Báez, entre otros.

No estuvo bien en las primeras tres etapas, ¿qué le pasó?
Estaba muy enfermo. Venía con un problema estomacal muy fuerte desde Ecuador. También me dio mucha fiebre y estaba deshidratado.

¿Pensó que no podría seguir compitiendo?
Sí. Tuve momentos muy negros. Llegué a pensar que se había acabado y no había servido todo el trabajo que había hecho para llegar a esta Vuelta a Colombia, pero gracias a toda mi gente y sobre todo a mi esposa, pude seguir y hasta ganar una etapa de las más duras.

¿Se siente con fuerza para ganar la competencia?
Creo que estoy mejorando. No me encuentro al ciento por ciento, pero ya estoy sintiendo mis piernas bien y me siento fortalecido. Siempre hay que mirar para adelante, somos humanos, los ciclistas no somos máquinas y hay días en que uno está mal, pero nos preparamos para salir avante, así suframos. Nosotros tenemos un umbral del dolor muy alto y por eso pelearé hasta el final. Si no gano, espero por lo menos quedar satisfecho con mi lucha.

¿Qué es lo que más le gusta del ciclismo?
El sacrificio y el amor por este deporte tienen su recompensa. Este es un deporte impredecible, un espectáculo maravilloso.

¿Cómo ve la actualidad del ciclismo colombiano?
Muy bien y cada vez mejor. No solamente a nivel deportivo, sino también organizativo. La logística es mejor y la afición sigue creciendo.

¿Ve buenos ciclistas para un futuro?
Sí, Rigoberto Urán y Sergio Luis Henao están abriendo el camino, pero hay muchos detrás.

¿Ha pensado en volver a España?
Es mi país y algún día volveré. Sin embargo, no podría decir cuándo. Estoy feliz viviendo en Colombia. Además, la gente me quiere mucho y me respeta.

Temas relacionados