Los días felices de 'Chavito'

El pedalista bogotano Esteban Chaves correrá su primera gran carrera. Hace un año sufrió un accidente que por poco lo obliga a bajarse de la bicicleta por el resto de su vida.

El ciclista bogotano Esteban Chaves estará presente en la Vuelta a España. / Cortesía Orica GreenEdge

El lote acababa de pasar por la zona de alimentación. Era el kilómetro 100 del Trofeo Laigueglia, una competencia de un día que se corre en Italia. Esteban Chaves venía con el grupo, pero sólo hasta ahí recuerda. En el kilómetro 130 sufrió una caída que pudo acabar con su vida. Su bicicleta no giró lo esperado en una curva y fue a dar contra un muro. Sufrió fracturas en la cara y la clavícula y severos traumas en el brazo izquierdo y la cabeza. Mientras eso ocurría, Carolina Rubio, su mamá, seguía por internet el minuto a minuto de la competencia y justo al ver una alerta por el accidente de su hijo se desesperó. Llamó a su esposo muy angustiada, pero la reacción de él fue de calma: le dijo que esperaran a saber bien lo que había pasado para no alarmarse más de la cuenta.

A las dos horas de terminada la competencia no había noticias de Esteban. Sin embargo, una llamada de Claudio Corti, el director del equipo en el que competía su hijo, sirvió para calmarlos: “Hola, Jairo, hablas con Claudio. Esteban sufrió una fuerte caída, pero afortunadamente está bien. En un rato se comunicará con ustedes”. Fueron dos horas más de incertidumbre, hasta que el propio Esteban llamó. “Papá, estoy bien, estoy bien... tranquilos”, dijo el pedalista de 24 años. Las lágrimas de Jairo brotaron de la emoción, pero la preocupación se incrementó cuando por tercera vez recibió la misma llamada de Esteban diciendo exactamente lo mismo. Había sufrido un trauma craneoencefálico y había perdido la memoria, por eso la insistencia.

Cuando se le desinflamó el cerebro la memoria volvió, y afortunadamente las incidencias de su accidente nunca regresaron, algo que le ayudó al momento de volver a montar, porque de alguna manera, el miedo no era tanto. Lo operaron de la clavícula, pero luego, cuando regresó a Colombia, seguía sin sentir el brazo izquierdo. Después de varios días sin recuperación, un médico conocido descubrió que se había desconectado un nervio. Vinieron muchas terapias y trabajos para lograr el movimiento normal del brazo. Fueron 12 meses de inactividad en los que Esteban incluso pensó en retirarse. “Al principio, uno no ve la situación tan grave, pero cuando comencé a investigar, a leer sobre la lesión, me di cuenta de que era complicado. ¿Cómo iba a montar bicicleta así? ¿Cómo iba a vivir así, pues ni siquiera podía levantar el brazo para comer? Ahí dije, que no podía volver a ser ciclista”, asegura.

Se deprimió tanto que no quería someterse a ninguna operación, pero un médico de confianza lo animó a seguir. “Chavito, yo le hago esa cirugía y usted vuelve. Hágame caso”, le dijo Julio Sandoval, quien junto con Gustavo Castro operó al ciclista bogotano. Le dieron así la oportunidad de volver a soñar con triunfos tan grandes como el Tour de l’Avenir, el cual había conseguido en 2011, o el Gran Premio Ciudad de Camaiore, que ganó en 2012.

En su regreso a la bicicleta le costaba mover su brazo, pero con el tiempo la movilidad regresó casi en un 90%. Así, tras un año fuera de las competencias, volvió. Fue con el equipo Orica de Australia en una competencia en Mallorca en la que le dijeron que sólo rodara y se preocupara por terminar la carrera. Eso hizo y dejó impresionados a todos sus jefes. Luego, en el Tour de Langkawi fue cuarto y ahí demostró que estaba de vuelta. Este año ganó una etapa del Tour de California y una de la Vuelta a Suiza, lo que le dio créditos para que su equipo lo incluyera en la nómina que compite en la Vuelta a España, la cual comienza mañana en Jerez de la Frontera. Será la primera gran carrera de Chavito, un hombre en cuerpo de niño que venció a la muerte. 

[email protected]

@luisguimonte