Colombia2020 y Rutas del Conflicto lanzan plataforma para seguir el pulso al acuerdo de paz

hace 4 horas

La máquina del Sky demolió a todos sus adversarios y se nos va la ilusión

Chris Froome aumentó su ventaja en la etapa 17 y ahora Nairo se encuentra a 3,27 minutos por detrás del británico.

Poquito a poquito se nos va la ilusión de que Nairo pueda vestirse de amarillo en los Campos Elíseos. Chris Froome y en forma especial su equipo, se ven cada día más fuertes y en el primer día de gran montaña en los Alpes no dejaron dudas de que nadie puede romper esa fortaleza inexpugnable que es el equipo Sky, que van a llevar a su líder a la victoria..

No hay ninguna disculpa. Aunque el Movistar perdió otro nombre, batalló hasta donde le fue posible y dejó a su líder en el sitio en el que debería estar. Y éste batalló hasta donde pudo pero debió ceder terreno cuando siguiendo a Richie Port, forzó la marcha. Ya sus peones habían hecho el trabajo necesario para que quienes disputan el podio quedaran relegados. Nairo, que ya se había quedado sin Valverde, que hizo su trabajo como un gregario de lujo hasta que tuvo que hacerse a un lado puesto que se desgastó y perdió tiempo importante y posiciones en la meta, también tuvo que aceptar su derrota

Nairo contó que aunque se sintió bien al inicio de la difícil jornada no tuvo un buen día pues en los kilómetros finales las fuerzas le fallaron y tuvo que  dejar que se fueran el líder y quien fuera su escudero de lujo el año pasado, el australiano Richie Porte.

Quizás la explicación más factible de lo que está ocurriendo en este Tour la dio el ex ciclista francés y hoy comentarista Laurent Jalavert “diciéndole que el año en el que se le ve peor, incapaz de abrir grandes diferencias en la montaña, es el que más fácilmente va a ganar el Tour. Froome, que es un ingenuo, un pragmático que desconoce el sentido de la palabra francesa panache, audacia gratuita, ataque por el valor del gesto y el riesgo consentido, sin más recompensa que el aplauso a veces, respondió que no necesita atacar ni ganar tiempo. “¿Para qué iba a adelantar a Porte?”, dijo. “Con Porte me llevó muy bien, como en los viejos tiempos en que era mi gregario en el Sky, y ya tengo tiempo suficiente. Por detrás solo están pensando en el podio”.

También le preguntaron, con malicia, qué pasaría si en vez de en el Sky estuviera en un equipo del montón, como el Fortuneo. Y con ingenuidad también respondió: “Estaría intentando coger las escapadas y soñando con ganar una etapa”.

Y es que Froome va a ganar yendo a rueda de unos escuderos que imponen un paso que impide cualquier aventura y que poco a poco les va rompiendo las piernas, es el peso del dinero para conformar un equipo invencible por lo que muchos periodistas europeos que esperaban el Tour más emocionante de la historia ahora lo están considerando como uno de los más aburridos.

Y Nairo acepta que ya todo está perdido a no ser que ocurra algo extraordinario en los días que restan y comienza a pensar que aún le quedan años para conseguirlo, quizás cuando estén a su lado en la batalla otros colombianos como Esteban Chaves y Miguel Angel López.