Este miércoles, etapa clave de la Vuelta a España: Comienza la batalla final

Este martes, en la Vuelta a España, descansaron las piernas pero no las palabras. Los principales protagonistas hablaron de lo que serán las últimas cinco etapas de la carrera y algunos advirtieron que no está definida en favor del colombiano Nairo Quintana y hasta anunciaron ataques.

Nairo espera llegar vestido de rojo a Madrid. / EFE
Nairo espera llegar vestido de rojo a Madrid. / EFE

El boyacense del equipo Movistar es líder en la clasificación general, con tres minutos y 37 segundos de ventaja sobre el británico Chris Froome y 3:57 con respecto a otro colombiano, Esteban Chaves. El español Alberto Contador está cuarto, a 4:02.

Los cuatro hablaron este martes, en la segunda jornada de descanso, en la que sin embargo todos los pedalistas rodaron en promedio unos 100 kilómetros, para que sus organismos no pierdan el ritmo.

“Todavía estoy en segundo lugar, por lo que me siento contento. Estoy más atrás que hace dos días y lo de Formigal (cuando perdió más de dos minutos y medio con Nairo) fue un golpe duro. Pero eso es el ciclismo, las cosas pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos y tengo que seguir luchando hasta el final. Por supuesto que no voy a renunciar a nada”, aseguró Froome, candidato para descontar tiempo en la crono del viernes, sobre 37 kilómetros.

Sin embargo, antes habrá batalla. Alberto Contador señaló que “ni yo tengo claro lo que puedo hacer. Hay posibilidades y puedo intentar algo, pero hay muchos intereses que se pueden juntar y complicar tu apuesta. Iré día a día. El objetivo no es el podio y ganarles a los rivales es difícil, sobre todo a Nairo Quintana porque la diferencia es grande. Lo daré todo en carrera y no sé cómo terminaré. Puedo salir beneficiado o perjudicado”.

Chaves, por su parte, aseguró que se ve “en el podio el próximo domingo” y que luchará para lograrlo. “La idea es terminar lo más adelante posible. Todos estamos cansados y eso iguala las fuerzas, por eso estoy optimista para la crono”.

Tranquilo, pero no confiado, Nairo dijo que “ahora vamos a la defensiva. Las probabilidades de ganar la Vuelta son buenas. Tenemos ventaja suficiente para evitar perder la camiseta roja en la crono, en las subidas estoy en condiciones, aunque seguramente los rivales probarán y estaremos atentos a ellos”.

La de este miércoles, sobre 177 kilómetros, será una etapa clave, porque dejará ver qué tantas fuerzas tiene cada uno. Los ciclistas tendrán que afrontar dos premios de montaña de segunda categoría y uno de tercera antes del ascenso final en el Alto de Más de la Costa, un muro fuera de serie con tramos por encima del 20 por ciento de desnivel.

Este jueves será una fracción llana justo antes de la crono del viernes, sobre 37 kilómetros, en la que seguramente se sacarán diferencias. Sin embargo, la carrera solo se definirá el sábado, cuando termine la durísima vigésima etapa, con cuatro puertos de segunda y uno fuera de categoría en la propia línea de meta.