Nairo hizo de 2014 su año

Se coronó campeón del Tour de San Luis, de la Vuelta a Burgos y del Giro de Italia. Es uno de los nominados para recibir el premio que se entregará el martes 9 de diciembre.

En junio consiguió su primer título de una grande: el Giro de Italia. / AFP

Tras cerrar un muy buen año 2013, en el que había quedado en el segundo lugar del Tour de Francia, además del liderato de la montaña y de los juveniles, Nairo Quintana avisaba que iría por más, por eso fue poco el descanso y mucho el trabajo y la preparación pensando en 2014, un año que recordará para toda la vida.

En enero participó en el Tour de San Luis, en Argentina, competencia a la que llegan muchos de los mejore ciclistas del mundo con la idea de comenzar a calentar motores para afrontar un calendario lleno de exigencia. Fueron siete etapas, de las cuales Nairo ganó una y con eso le bastó para arrebatarle el liderato al estadounidense Phillip Gaimon. Fue primero tres días, el último de ellos alzó el trofeo de campeón.

En febrero, el boyacense de 24 años se dio un descanso para disfrutar en familia del nacimiento de su primogénita, Mariana, quien se ha convertido en el verdadero motor del ciclista, que ahora se entrega al máximo cuando está sobre una bicicleta, no sólo pensando en él, sino en el futuro de su hija y su esposa. “Estoy muy contento, es una niña muy hermosa. Es difícil entrenar y estar con ella todo el tiempo, pero mi esposa me ayuda mucho. Aunque hay veces en que uno no puede descansar bien, Mariana se porta muy bien”, le dijo en su momento a El Espectador.

Desde el principio de la temporada, sabía que su objetivo era el título del Giro de Italia, al que llegó como capo de escuadra y competencia para la cual la infraestructura de su equipo Movistar estaba dedicada al 100% para él. Por eso participó de la Vuelta a Burgos, con el objetivo de sumar kilómetros y fortalecer su cuerpo pensando en el futuro. Claro que como Nairo es ganador por naturaleza y no le gusta que nadie lo haga mejor que él en las carreteras, se quedó con el título. De los cinco días de carrera, nunca fue líder, pero en la última etapa, que terminaba en un ascenso marcado, sacó diferencia y se terminó vistiendo de morado, color que diferencia al líder y campeón.

Como el gran favorito llegó a Italia, pero siempre con su tradicional estilo pausado pedía prudencia y avisaba que la competencia sería muy dura. Y Nairo una vez más demostró su tesón y desde la etapa 16, de las 21 que tiene esta prueba, se vistió de rosado y nunca se cambió más. Le arrebató el liderato a Rigoberto Urán tras una etapa de alta montaña, y con berraquera y jerarquía llegó hasta el final en Trieste, en donde hizo el paseo de la victoria y junto a sus familiares, obviamente entre ellos Mariana, su hija, disfrutó y se coronó como el primer colombiano en ganar esta competencia y el segundo en la historia en quedarse con una de las tres grandes del deporte de las bielas.

A la Vuelta a España también llegó con el perfil de campeón. Sin embargo, no contó con suerte y tras un par de caídas, una de ellas cuando era ya el líder de la competencia, tuvo que retirarse. No obstante, 2014 quedará en la historia para él y para todo el país, tal como lo reconoce quien sueña con ganar el Tour de Francia en 2015. “Fue un año en el que maduré muchísimo al ir como líder y con la responsabilidad del equipo, y me fue bien. Lamentablemente perdí la Vuelta a España por lo que fuera, pero bueno, una caída le pasa a cualquiera”.

530484

2014-11-30T08:39:15-05:00

article

2014-12-04T18:06:06-05:00

none

Redacción Deportiva

Ciclismo

Nairo hizo de 2014 su año

26

3338

3364