Nairo, más cerca de la gloria en la Vuelta a España

El pedalista colombiano está a cuatro jornadas de ganar su segunda grande, tras el título del Giro de Italia de 2014. El bogotano Esteban Chaves, sigue tercero en la general.

Nairo Quintana, con la camiseta roja del líder de la Vuelta a España. /EFE
Nairo Quintana, con la camiseta roja del líder de la Vuelta a España. /EFE

Nairo Quintana está cada vez más cerca de la gloria, la camiseta roja parece que no se la quitará nadie y ya faltan sólo cuatro etapas para que celebre en Madrid su segunda grande, tras el Giro de Italia que ganó en 2014. En la jornada de este miércoles, con llegada en montaña de primera categoría, el colombiano se mostró sólido, no le dio opciones a Christopher Froome de que lo atacara y mantuvo la diferencia de 3’37’’. Por su parte, el bogotano Esteban Chaves no dio ventajas ante Alberto Contador y sigue ocupando el tercer lugar de la clasificación general. Este jueves será una etapa de 200 kilómetros entre Requena y Gandía, con un puerto de segunda categoría en la mitad del recorrido, pero con llegada en plano. Seguramente los que luchan por las posiciones de privilegio no se desgastarán, teniendo en cuenta la contrarreloj de este viernes, en la que el gran favorito es el británico Christopher Froome.

“Sabía que iba a haber ataques, los ha habido de Contador y de Chaves, que tienen su lucha particular por el podio, pero estaba en lo mío, a ver qué hacía Froome y ha sido un día salvado”, declaró Nairo al final de la jornada de este miércoles, que tuvo una muy exigente subida en los últimos cuatro kilómetros. El boyacense se mostro cauto y destacó que “hasta el último día no se puede cantar victoria”. Está optimista sobre su triunfo final, pero sabe que será todavía muy influyente lo que ocurra en la etapa contrarreloj de este viernes. “La de la crono es una pelea de tú a tú y nadie te puede ayudar. Espero hacerlo bien, estoy en buenas condiciones físicas y, si pierdo algo de tiempo, no será demasiado”, dijo, a propósito del poderío de Froome ante el reloj, quien recientemente obtuvo medalla olímpica de bronce en Río 2016 en esta modalidad.

Quintana destacó que Froome y el Sky han estado este miércoles “muy a la ofensiva desde la salida, filtrando continuamente corredores y metiendo a varios en la fuga”, pero también que él y el Movistar, que le “ayudó mucho”, se han “defendido bien”.

Por su parte, el actual campeón del Tour de Francia, quien a propósito nunca ha ganado una Vuelta a España, destacó que “la subida ha sido brutal, típica de la Vuelta, pero me sentí muy bien de piernas. Me dediqué a subir a mi ritmo sin perder de vista a mis rivales. Ahora ya estoy pensando en la contrarreloj del viernes”, dijo.

El británico se mostró partidario de mantener los esquemas tácticos del equipo sin hacer locuras, con el objetivo aún puesto en tratar de superar los 3:37 minutos de retraso sobre Nairo Quintana. “Nosotros hemos corrido como lo hacemos habitualmente. Vamos por detrás en la general, pero no quiere decir que tengamos que hacer locuras tácticas para recuperar tiempo. Tenemos una forma de competir, a ella nos atenemos y ahora nuestra baza se centra en la contrarreloj”, explicó.

De las cuatro etapas que restan, serán definitivas la contrarreloj de este viernes, que será de 37 kilómetros con ascensos suaves, muy favorable para Froome, y la del sábado, en la que se conocerá el virtual ganador de la carrera. En las cuentas de Nairo está no ceder más de tres minutos en la crono y luego defender los segundos que le queden a su favor en la jornada del sábado, la cual tendrá un durísimo final en un premio de montaña fuera de categoría, después de haber pasado por cuatro puertos de segunda.