El colombiano terminó segundo en la Vuelta a Asturias

Nairo, a punto para el Giro de Italia

A tres día del inicio de la edición 100 de la ronda itálica, el boyacense ya está concentrado con el equipo Movistar en la isla de Cerdeña.

Nairo Quintana, con el trofeo que le entregaron por terminar en la segunda posición de la Vuelta a Asturias. / Movistar Team

A falta de tres días para que comience la edición 100 del Giro de Italia en la pequeña ciudad de Alguer, ubicada en la hermosa isla de Cerdeña, el equipo Movistar ya está concentrado en un hotel cercano al lugar de partida. Este lunes el director del equipo, Eusebio Unzué, dio a conocer el listado oficial de los ocho pedalistas que trabajarán para Nairo Quintana y le ayudarán a cumplir el objetivo de coronarse en Milán, tras las 21 etapas de carrera. Rory Sutherland, José Herrada, Daniele Bennati, Andrey Amador, Víctor de la Parte, J.J. Rojas, Gorka Izagirre y el colombiano Wínner Anacona serán sus gregarios.

“Nairo tiene plena confianza en el grupo, pero sabemos que es muy detallista y en estos días previos al inicio de una carrera tan importante como el Giro le gusta estar pendiente de detalles. Verifica todo, habla con sus compañeros, con mecánicos, masajistas, fisioterapeutas. Le gusta pasarse por el camión de los mecánicos para medirse los implementos nuevos que les dan para que todo esté alineado en l momento del inicio de la carrera”, asegura Libardo Leyton, mánager del pedalista boyacense y director del Movistar Team América.

La preparación ha quedado atrás. Ya cuando falta tan poco para la partida de la primera grande del año, lo primordial son la concentración y la tranquilidad. Cada mañana, sin excederse en las madrugadas, salen los nueve ciclistas del equipo a rodar y a soltar piernas. También hay arduas sesiones de masajes en las que se busca que el cuerpo no vaya a estar sobrecargado para el inicio de carrera y obviamente no faltan los espacios de convivencia en los que se juegan cartas o simplemente se comparte en la mesa con una copa de vino y una buena pasta.

Nairo demostró el fin de semana en la Vuelta a Asturias que está en óptimas condiciones y que el sueño del doblete (Giro y Tour) lo tiene muy motivado, además de que se siente preparado para asumir el reto. “Siento que este año he dado un paso más de madurez, de resistencia en el cuerpo. Por eso creo que es el momento de hacerlo, cuando el físico tiene una buena condición”, destacó el colombiano de 27 años.

El año de Nairo ha sido hasta ahora extraordinario. En todas las competencias en las que ha participado ha sido protagonista. Ganó la Vuelta a la Comunidad Valenciana, en España, y la Tirreno Adriático, en Italia. Y ahora en Asturias obtuvo un destacado segundo puesto, ganando la etapa reina, en un duro ascenso en el que hubo nieve en los últimos kilómetros. “He conseguido dos vueltas y una etapa en cada una de ellas y el rendimiento mío y del equipo ha sido muy satisfactorio. Hasta ahora el balance es buenísimo y esperamos seguir con esta racha”, destacó el boyacense, que contará con un aliado especial, su paisano y amigo Wínner Anacona, quien llegó al Movistar en 2015 y ha demostrado entenderse a la perfección con Nairo.

Anacona es un buen escalador y su papel principal será el de llevar a Nairo a las grandes cumbres, en las cinco etapas de alta montaña que tendrá este Giro de Italia. Es un gregario de lujo que se encuentra en buena forma y que hizo una preparación similar a la de Quintana en su natal Boyacá. Un rol similar será el del costarricense Andrey Amador, que con su experiencia en el ciclomontañismo, también es una de las cartas del Movistar para brillar en los ascensos.

“Me siento bien, sobre todo sabiendo que después del Giro tenemos el gran objetivo que es el Tour”, afirmó Quintana, quien confesó que “con este entrenamiento y las tres semanas de competición del Giro puedo llegar en un gran estado al Tour”, su gran sueño amarillo. Nairo está a punto, pero podrá estar mejor.