Nairo Quintana, sin contratiempos en segunda etapa de la Vuelta

El ciclista colombiano fue 42 en la jornada de 175.4 kilómetros, conquistada por el italiano Fabio Felline.

El ciclista italiano Fabio Felline (Trek Factory) se impuso en el embalaje en la segunda etapa de la 55 Vuelta al País Vasco (España), una jornada de 175,4 kilómetros con salida en Bilbao, llegada en Vitoria y seis altos puntuables.

Segundo en la meta de la Avenida Gasteiz ha sido el australiano Michael Matthews (Orica GreenEdge), quien, aunque no ha podido remontar en los últimos metros a Felline, sí ha mantenido el liderato alcanzado ayer con el triunfo en Bilbao.

Por detrás de Matthews, que no ha podido continuar con el idilio del Orica en este tipo de jornadas de la 'Itzulia', especialmente en esta meta, han llegado el francés Tony Gallopin (Lotto Soudal), el polaco Michal Kwiatkovski (Etixx-Quick Step), el belga Pilliphe Gilbert (BMC) y el también francés Kevin Reza (FDJ).

Por segundo día consecutivo, la etapa se ha decidido al sprint y no ha habido diferencias en la clasificación general, en la que los grandes favoritos se encuentran con el tiempo del líder.

La escapada que ha marcado la mayor parte de la jornada se ha formado ya en el km.7 y en ella se han incrustado cinco corredores, Amets Txurruka (Caja Rural-RGA), Sebastien Reichenbach (IAM), Louis Vervaeke (Lotto-Soudal), Kevin De Weert (LottoNL-Jumbo) y Thierry Hupond (Giant-Alpecin).

El quinteto se puso rápido de acuerdo y en apenas 17 kilómetros contaba ya con más de diez minutos de ventaja sobre un pelotón no excesivamente preocupado a pesar de que Txurruka -que buscaba los puntos de la clasificación de la montaña que el primer día lideró su compañero Omar Fraile- no había perdido tiempo ayer lunes y Reichenbach apenas un minuto y medio.

El Movistar tomó el mando del pelotón y, con Txurruka pegando arreones para puntuar primero en los altos, la diferencia se fue reduciendo poco a poco. A falta de 55 kilómetros para meta, el Orica se unió al Movistar para pegar las últimas dentelladas a la ventaja de los fugados y a menos de 50 kilómetros cedieron De Weert y Dupont.

Pero no fue hasta a 15 kilómetros de la llegada hasta cuando fueron cazados los escapados y el pelotón empezó a pensar en el último paso por la tachuela de Zaldiaran, a 9 kilómetros de meta, y el previsible embalaje en la Avenida Gasteiz en la capital alavesa.

Saxo-Tinkoff tomó la iniciativa y en Zaldiaran saltó Tom Jelte Slagter (Cannondale-Garmin) -un hombre al que le tiene muy en consideración el gran favorito, Nairo Quintana-, que aguantó unos kilómetros antes de que se volviese el a reagruparse La tercera etapa está considerada la primera de las decisivas en la carrera y llevará este miércoles a los corredores desde Vitoria hasta la localidad guipuzcoana de Zumarraga a través de un sinuoso recorrido de 170,7 kilómetros salpicado por ocho altos puntuables.

Los de mayor categoría los de Iturrieta (12 kilómetros al 2,58 por ciento) y Urbasa (5,3 al 4,62), de primera categoría pero en el primer tercio del trayecto (kilómetros 38 y 63). Pero el más relevante es el de La Antigua, 2,5 kilómetros al 9,6 por ciento y una cuesta final de 900 metros con tramos de hasta el 20 por ciento de desnivel.

Es considerado de segunda y se subirá dos veces, la segunda con la meta a solo 3 kilómetros de meta. La dureza del día comenzará en Azazeta (2a; kilómetro 16) y ya en la segunda mitad del recorrido irán llegando Urkillaga (2a), Gabiria (3a), el primer paso por La Antigua (km.140) y Atagoiti (kilómetro 153).

 

últimas noticias