Nairo Quintana, subcampeón del Giro de Italia

El colombiano terminó en el segundo lugar tras perder la camiseta rosa en la última etapa con Tom Dumolin que se convirtió en el primer holandés en coronarse campeón de la competición italiana.

AFP

Nairo Quintana culminó un Giro de Italia para enmarcar. Fue protagonista de principio a fin. Llegó vestido de rosa a la última etapa, pero como era de esperarse, en la contrarreloj individual Tom Dumoulin demostró que esa es su especialidad y superó al colombiano, quien más allá de perder la camiseta de líder, realizó una enorme fracción y pudo mantenerse en el podio, terminando el centenario de la competición italiana en el segundo lugar. (Vea nuestro especial del Giro de Italia)

Dumoulin fue el mejor de todos y eso lo ratificó este domingo. Sacó diferencias en las dos contrarreloj y se defendió mejor que nadie cada vez que lo atacaron en la montaña. De esta manera se convirtió en el primer holandés en ser campeón del Giro. ("Nairo Quintana es un corredor fuera de serie": Raúl Mesa)

Dumoulin llegaba a la contrarreloj final con 53 segundos de retraso con respecto a Nairo, recuperó la desventaja gracias a una gran prestación en la fracción y terminó revalidando su favoritismo. (“Nairo es el mejor deportista colombiano de la historia”: Fabio Parra)

El holandés terminó el Giro de Italia con 31 segundos de ventaja sobre Nairo y con 40 segundos sobre Nibali mientras que el también holandés Jos Van Emden selló el mejor tiempo con 33:08 minutos, siendo el vencedor de la etapa

Dumoulin ha demostrado su metamorfosis como ciclista, pudiendo resistir en un Giro muy montañoso, cuando se consideraba que ese perfil le restaba muchísimas opciones de pelear por la victoria, sobre todo contra escaladores como el colombiano Nairo Quintana. (Nairo Quintana, un ‘diamante en bruto’ pulido por el sello Saldarriaga)

Su carácter fuerte y decidido, que a veces roza la arrogancia para algunos rivales, ha tenido mucho que ver, para desesperación de sus adversarios, que se enfadaron sobre todo con él por su táctica en el final de la 18ª etapa, en Ortisei. Dumoulin se apoyó en corredores de otros equipos y controló en la medida de lo posible a Quintana y Vincenzo Nibali, para poder resistir.

Sus cualidades físicas también han cambiado y le han permitido evolucionar. Ha trabajado mucho y bien para mejorar en la montaña, ganando potencia, pero sin perder efectividad en la contrarreloj, donde es uno de los más fuertes del momento.

"En la vida hay muchas cosas sorprendentes", dijo Dumoulin durante este Giro. Su trayectoria es la prueba de ello: a los 19 años no fue finalmente seleccionado para los estudios de Medicina que había solicitado. "Fue por un sorteo, debido a que el número de plazas era limitado", puntualiza.

El Giro, la más colombiana de las tres Grandes

Los escarabajos han peleado cuatro de los últimos cinco Giro de Italia. Desde Rigoberto Urán en el 2014, pasando por el título de Nairo un año después, luego con el segundo lugar de Esteban Chaves en 2016 y concluyendo con este nuevo podio del boyacense, no deja dudas que Colombia se siente local en Italia.

Y este año el país tuvo el gran plus de Fernando Gaviria. El antioqueño con cuatro etapas, fue el pedalista más ganador del centenario del Giro. Se convirtió así en el primer colombiano en ser el campeón de la clasificación por puntos.

Además, los otros tres colombianos que compitieron en el Giro de Italia dejaron una grata impresión y cumplieron con cada uno de sus objetivos. Winner Anacona fue el gregario de lujo de Nairo Quintana, no lo dejó solo en ningún momento y cada vez que el líder del Movistar lo necesitó, él respondió. Tal como lo hizo en el Sky Sebastián Henao. Siempre estuvo dispuesto a cumplir cada tarea. Mientras que Daniel Martínez se entregó al máximo. No tuvo buenas semanas y pensando en su salud abandonó tras la etapa 16.