Nairo Quintana y la 'generación 1990', a dominar el ciclismo mundial

El pedalista nacional lidera una generación que ya suma dos títulos de campeón del mundo y dos en grandes vueltas.

Nairo Quintana ganó la Vuelta a Cataluña. Foto: AFP

Programados para dominar la próxima década, los corredores de la talentosa 'generación 1990' se confirman cada vez más como los hombres llamados a reinar en el ciclismo mundial, como evidencia el 'triplete' de victorias de este fin de semana de Nairo Quintana, Peter Sagan y Thibaut Pinot.

En el espacio de apenas unas horas, el domingo, ciclistas nacidos en ese año 1990 fueron consiguiendo las principales victorias en juego en el ciclismo internacional. Nairo Quintana, el líder de la generación, se impuso en la general final de la Vuelta a Cataluña, que este año presentaba una lista de participantes espectacular, con Alberto Contador o Chris Froome entre la larga lista de estrellas. "He demostrado que puedo controlar una carrera de muy alto nivel. He ganado madurez", celebró Quintana en Barcelona.

Luego el eslovaco Peter Sagan dominó brillantemente la clásica Gante-Wevelgem y el francés Thibaut Pinot terminó como campeón del Criterium Internacional. "Es una generación increíble", confiaba el francés Romain Bardet, uno de los abanderados franceses de esa 'cosecha del 90', a principios de la temporada.

Cuando uno empieza a revisar la lista de ciclistas del pelotón actual nacidos en ese año se encuentra con otros nombres muy importantes como los de Tom Dumoulin, Michal Kwiatkowski, Fabio Aru, Moreno Moser o Michael Matthews. La 'generacion del 90' tiene ya dos títulos de campeón del mundo, con Kwiatkowski en 2014 y Sagan en 2015. Y con dos grandes rondas por etapas, tras los títulos de Quintana en el Giro de Italia de 2014 y del italiano Aru en la Vuelta a España de 2015. Para este 2016, las expectativas son altas.

Por los 'Monumentos'

De la siete primeras carreras del calendario WorldTour, tres han sido ganadas por un corredor de esta generación. Sin contar las victorias de etapa del australiano Matthews y del francés Nacer Bouhanni en la París-Niza y la Vuelta a Cataluña.

Para muchos, esto es únicamente el principio. Se acaba de abrir la temporada de clásicas y allí Kwiatkowski, que se llevó el Gran Premio E3 el viernes por delante de Sagan, se presenta como favorito para la caza de las citas consideradas 'Monumentos' del ciclismo, tras llevarse la Amstel Gold Race el año pasado. Sagan será otro de los grandes aspirantes para las grandes clásicas.

Entre los esprinters, Matthews y Bouhanni demostraron que pueden ya rivalizar de tú a tú con los reyes de la velocidad, André Greipel y Alexander Kristoff, por lo que no sería raro verles ganar varias etapas en el Tour de Francia o incluso el campeonato del mundo, que este año se disputará en Catar.

Cuestión de jerarquía

En la contrarreloj, sobre todo pensando en los Juegos Olímpicos de Rio, el holandés Tom Dumoulin y el australiano Rohan Dennis, nuevas referencias de la lucha contra el crono, parecen llamados a pelear por lo máximo. En las carreras de tres semanas, los nombres propios de la 'generación 1990' son varios, con Quintana en una primera línea, y Aru, Dumoulin, Pinot y Bardet en la segunda.

"El mejor, por ahora, es Quintana. Tiene el mejor palmarés, ha ganado una gran ronda (el Giro de 2014) y está por encima de nosotros por ahora. Detrás está la cosa más igualada, aunque Aru ha ganado una Vuelta (a España)", analizó Pinot justo antes del Criterium Internacional a la página web Chronique du Vélo. "Veremos que lo que consiguen en julio este año (en el Tour de Francia). Seguro que serán grandes rivales", añadió el líder del equipo FDJ.

"Cada uno tiene su propia trayectoria de carrera. Yo tengo confianza en lo que hago y en mi manera de competir", subraya por su parte Romain Bardet. "Espero continuar mejorando durante más tiempo que los demás", sentenció.