Nairo Quintana y otra cita con el pavé, la E3 Harelbeke

El corredor boyacense del Movistar Team participará en la competencia clásica flamenca este viernes.

@Movistar_Team

Nairo Quintana, del Movistar Team y ganador del Giro y de la reciente Tirreno Adriático, volverá a ensayar en el pavés este viernes en la clásica flamenca E3 Harelbeke, del calendario World Tour, donde los clasicómanos tomarán la palabra a las puertas de otras grandes citas de primavera, la primera de ellas la Gante Wevelgem del domingo.

Harelbeke servirá de ensayo para los grandes monumentos de la primavera, que concluirán con la París Roubaix del 12 de abril, de ahí la gran participación en Harelbeke, en Flandes occidental, donde el suizo Fabian Cancellara (Trek) aspira a su cuarto título, con permiso del eslovaco del Tinkoff Peter Sagan, ganador en 2014. De alcanzarlo, "Espartaco" se situaría a una victoria del belga Tom Boonen, que tiene la "manita".

El pavés exige fuerza y técnica para superar los tramos tan temidos por muchos ciclistas, sobre todo por los más inexpertos y ligeros, como Nairo Quintana, quien en su afán de aprender en esa superficie, ya se estrenó el pasado miércoles en A Través de Flandes, y ahora volverá a repetir al frente del Movistar en la cita de Harelbeke.

Cancellara y Sagan aparte, la lista de favoritos incluye al belga Sep Vanmarcke (LottoNL-Jumbo), al británico Ian Stannard (Sky), al holandés Niki Terpstra (Etixx Quick Step), entre otros, sobre todo en el caso de que la carrera se resuelva entre un reducido grupo de corredores.
Pero si se cumple la tendencia de resolución al esprint, los aspirantes son de enorme potencial, ya que se han apuntado a la cita los mejores velocistas. como el alemán John Degenkolb (Giant), reciente ganador de la Milán San Remo y el noruego Alexandre Kristoff (Kristoff), segundo en la "classicissima" y con 5 victorias en 2015.

La E3 Harelbeke consta de 215 kilómetros, incluye 17 muros, cuatro de ellos adoquinados, el primero de ellos el Katteberg y el último el Tiegemberg, a 19 kilómetros del final. La clave de la carrera podría hallarse en la cota de Oude Kwaremont (km 180), de 2.200 metros y rampas del 11 por ciento). Un gran ensayo para el Tour de Flandes del 5 de abril.

Temas relacionados