Nairo se vistió de velocista y terminó segundo en la etapa 15 del Giro

El pedalista colombiano finalizó con los favoritos para ganar esta competencia. En el embalaje final solo fue superado por Bob Jungels.

Nairo Quintana finalizó en la segunda posición en la 15 etapa y descontó tiempo.AFP

Los ciclistas que están peleando por la clasificación general se mostraron los dientes en Bergamo. Fue un final de etapa impresionante. En la que los favoritos se vistieron de embaladores. Bob Jungels fue el ganador, pasó por delante de todos. Pero por detrás de él, se ubicó Nairo Quintana. Sí, el colombiano sorprendió en el embalaje final y le descontó seis segundos en la general a Tom Dumoulin. (Vea el especial del Giro del Centenario)

Fue un sprint final en el que luxemburgués aprovechó su potencia para sumar la quinta victoria de etapa para el Quick Step Floors. Esa fue la rueda a seguir de Nairo Quintana, quien embaló en el momento que Jungels arrancó, lo que le sirvió para superar en línea de meta a Thibaut Pinot.

No fue una etapa fácil para el líder del Movistar, quien sufrió una caída en el descenso de Miragolo San Salvatore, pero sin mayores inconvenientes, "llegué un poco golpeado y terminé de la mejor manera", dijo Nairo Quintana tras finalizar la etapa. "Es normal que sea difícil una caída, lo hemos superado bien y llegamos sin ningún inconveniente", agregó.

Fue una etapa rápida. Los ciclistas nunca mermaron el paso. La fuga del día fue conformada por 10 corredores entre los que figuró Fernando Gaviria, sin embargo el pelotón no les cedió mucho terreno. En en ascenso de San Salvatore cedieron más de la mitad de los escapados y quedaron Rolland, Van Rensburg, Deigna, Molard y Luis León Sánchez, quien se unió llegando del gran pelotón.

El grupo se entendió para intentar jugarse entre ellos la victoria. Coronaron el Selvino y la fuga no prosperó. A 4km de meta todos los corredores estaban juntos, aunque Rolland se empecinó en seguir en solitario por la calzada Pedregosa de Bergamo, en el escenario del Giro de Loambardía, donde los clasicómanos debían imponer su ley.

En la subida hacia la parte monumental atacó Jungels con convicción, y abrió hueco, pero Nibali no le quiso permitir el despegue al luxemburgués. El "Tiburón" quería dar el primer mordisco al Giro y junto a él un grupo de ocho corredores salieron. Todos los nombres importantes. Con el pelotón partido, los favoritos entraron a la batalla final por la etapa y las bonificaciones. Mollema arrancó de muy lejos pagó la osadía. Por detrás tomó posiciones Pinot y se le pegó a rueda Jungels, quien agarró la primera plaza para no soltarla.

Mientras Dumoulin daba por bueno tachar un día más en el calendario, pero de atrás llegó Quintana en silencio, para robarle seis segundos. No decisivos, pero todo suma. Y no es poco el tiempo que tiene que recortar el boyacense, quien se fue a descansar y a soñar con las altas montañas del Giro del Centenario.

El Giro disfrutará el lunes de la tercera y última jornada de descanso antes de afrontar la semana decisiva. El martes una de las etapas reina con el Mortirolo y el Stelvio y después días de montaña, con dos finales en alto y la crono final del domingo día 28, que puede resultar decisiva.