El Giro de Italia, más cerrado que nunca

Nairo, tan cerca y tan lejos del título

A sólo dos etapas del final de la carrera, el colombiano recuperó el liderato, pero tiene seis rivales a menos de minuto y medio. Este sábado, las últimas montañas.

El ciclista colombiano Nairo Quintana recuperó el liderato del Giro de Italia. Está optimista, a dos etapas del final de la carrera.AFP

Por primera vez en los cien años de historia del Giro de Italia, cuatro corredores llegan tan parejos a las dos etapas definitivas, en un final para alquilar balcón.  (Vea el especial del Giro del Centenario)

Ni los propios organizadores de la celebración del centenario de la carrera rosa habían imaginado un desenlace tan dramático e inusual.

Apenas a 230 kilómetros de la meta, en Milán, el colombiano Nairo Quintana es líder, con 38 segundos de ventaja sobre el holandés Tom Dumoulin, 43 sobre el italiano Vincenzo Nibali y 53 sobre el francés Thibaut Pinot.

Como si fuera poco, el ruso Ilnur Zakarin, a 1:21, y el local Domenico Pozzovivo, a 1:30, también tienen buenas opciones de pelear por el título o por un lugar en el podio.

Sea cual sea el resultado, todos ellos han demostrado ser ciclistas de gran clase y con una descomunal capacidad para sufrir y aguantar el elevado ritmo de la última semana. La batalla en las Dolomitas no tuvo un dominador absoluto y más bien acabó con las fuerzas de los candidatos a la corona.

Si eso se había evidenciado en las etapas anteriores, este viernes quedó comprobado. “Lo hemos dado absolutamente todo. No se puede pedir más”, admitió Vincenzo Nibali luego de cruzar la meta en Piancavallo, en donde Nairo desplazó a Dumoulin del primer lugar y se volvió a vestir de rosado, después de 10 días de ceder la camiseta al holandés.

“Eso es lo que hay. Hemos rodado muy duro toda la semana y así el desgaste es mayor. No se puede hacer más”, agregó el Tiburón italiano, campeón defensor, quien sin embargo advirtió: “Quedan un par de ascensos en los que seguramente alguien intentará atacar. Habrá que ver cómo y quién reacciona. ¿La crono del domingo? Dura y definitiva, muy diferente a la pasada, porque las fuerzas están al límite”.

Nibali, uno de los seis corredores en la historia que han ganado las tres grandes carreras por etapas, Tour, Giro y Vuelta, al lado nada menos que de Eddy Merckx, Bernard Hinault, Jacques Anquetil, Alberto Contador y Felice Gimondi, aseguró que “después de más de 3.500 kilómetros, estar todos a menos de un minuto es algo increíble. Sea cual sea el resultado me iré feliz, porque ha sido una linda carrera, con mucha estrategia y espíritu”.

Luego de volver a la tarima para recibir la camiseta rosada, Nairo tuvo palabras de agradecimiento para su equipo y reconoció que la prueba ha sido muy intensa. “Mis compañeros han trabajado muy bien y estamos felices de volver al liderato. Intentamos atacar, como los demás días. El líder no estaba tan fuerte y hemos podido aprovechar eso. Hay que tratar de recuperarnos y estar atentos a lo que pase este sábado, porque sería importante seguir arañando tiempo. Los rivales están todos muy cerca, pero espero llegar con la maglia rosa a Milán. Ojalá haya suerte y fuerzas para conseguirlo. Siempre he dicho que Nibali es el mayor rival y hemos estado muy atentos a él. Habrá que seguir así y darlo todo en la crono”.

“Al comienzo de la etapa no tenía buenas piernas y cometí un error de principiante al quedarme atrás en el pelotón, lo que le permitió al Movistar atacar y sacar una diferencia. Tuvo que perseguir y gastar mucho en la primera mitad de la jornada y llegué sin fuerzas a la última subida. Mi equipo me salvó, no me desesperé y al final no perdí tanto tiempo”, aseguró Dumoulin, en referencia a la fracción en la que perdió un minuto y nueve segundos con Quintana y Nibali.

Con sus brillantes actuaciones entre jueves y viernes, el francés Thibaut Pinot se acercó peligrosamente al trío del podio y espera con ansias la etapa de este sábado para lanzar su último ataque. “Me han sentado bien los finales y he aprovechado un poco la marcación que hay entre ellos para sacar tiempo. Si tengo fuerzas la voy a intentar el sábado, aunque probablemente me tendrán más referenciado. Lo importante es que estoy fuerte y con ganas de seguir peleando. Subir al podio sería un gran resultado, sobre todo porque sería al lado de grandísimos corredores”, dijo.

Este sábado, la etapa tendrá tres premios de montaña. Uno de cuarta categoría al comienzo de la fracción y dos de primera en la segunda mitad, el último a 15 kilómetros de la meta. La carrera se definirá este domingo con una contrarreloj de 29,3 kilómetros, en terreno llano, desde el autódromo internacional de Monza hasta el Duomo de Milán, en la que el gran favorito es Tom Dumoulin.

Nairo necesita ampliar la ventaja

Luego de la dura etapa de este sábado, el título del Giro se definirá el domingo con una contrarreloj individual de 29,3 kilómetros planos entre Monza y Milán.

Aunque hay que tener en cuenta el desgaste de los corredores, de acuerdo con la referencia más inmediata, la crono de la semana antepasada de 39,8 kilómetros, en su mayoría planos, Nairo Quintana debería intentar sacarles más ventaja a sus inmediatos rivales para aspirar al título o asegurar un lugar en el podio.

El holandés Tom Dumoulin, que ganó esa vez, le sacó 2:53. Si ambos corrieran más o menos como lo hicieron ese día, el colombiano necesitaría una renta de 2:08 para ganar el Giro.

Con los demás la situación es más pareja. Nairo perdió 46 segundos con Nibali y le lleva 43. Pinot está a 53 y ese día superó a Quintana solamente por 11 segundos.

Eso sí, ya todos tienen muchos más kilómetros en encima y seguramente a unos se les acabaron las reservas. Ojalá Nairo todavía tenga algo de energía en su tanque.