Ni el tren detuvo a los ciclistas en la clásica París-Roubaix