No hay quinto malo

Julián Arredondo se impuso en la prueba asiática, en la que los escarabajos fueron los máximos ganadores.

 David Arredondo Moreno le dio una nueva corona al ciclismo colombiano.
David Arredondo Moreno le dio una nueva corona al ciclismo colombiano.

Hay decenas de ciclistas colombianos que corren en equipos profesionales de diferentes partes del mundo. La mayoría se van del país en medio del anonimato y ejercen la función de gregarios.

El antioqueño Julián Arredondo es uno de ellos, aunque seguramente ahora lo verán diferente, pues se acaba de coronar campeón del Tour de Langkawi, en Malasia, una de las pruebas por etapas más prestigiosas de Asia, en la que Colombia completó cinco títulos, pues antes celebraron Hernán Darío Muñoz (2002), Freddy González (2004) y José Serpa (2009 y 2012).

Arredondo nació en el municipio de Ciudad Bolívar, el 30 de julio de 1998, y en 2005 decidió que quería convertirse en ciclista. Fue justo después de quedar subcampeón nacional de ruta que lo convocaron para la selección juvenil de Colombia.

En esa época se destacaba más como pasista, pues rodaba bien en terreno plano. De hecho, también fue pistero. Pero le llegó una oferta para defender los colores del equipo Orgullo Paisa, así que se alejó de los velódromos.

En 2007 ganó la Clásica de Marinilla y se vinculó al Massi Team, una escuadra italiana con la que empezó a correr en Europa. Luego defendió los colores del Scap-Foresi y en 2012 se estrenó con el equipo Nippo, con el que ganó una etapa y finalizó segundo en la Vuelta a Japón.

En territorio nipón logró buenos resultados y se ganó el respeto de sus compañeros, por lo que fue designado uno de los líderes para la temporada 2013.

En el Tour de Langkawi comenzó a darles la razón a quienes lo respaldaron. En la quinta etapa, la más dura de la competencia, se impuso con autoridad y sacó la ventaja suficiente para superar sin contratiempos las cinco fracciones que quedaban.

El sábado se llevó el trofeo en forma de águila que lo reconoce como el mejor de la prueba malaya. Y cuando subió al podio vestido de amarillo, recordó que ese era su sueño hace una década, cuando comenzó a montar en bicicleta en las empinadas lomas de La Mansa, un corregimiento de su pueblo natal.

últimas noticias