"No imagino mi vida sin la bicicleta"

La múltiple campeona de ciclismo encabezará el equipo de 13 corredores que participará desde este miércoles en el Campeonato Mundial de Pista que se disputará en Cali.

A sus 45 años de edad, María Luisa Calle sueña con participar en los próximos Juegos Olímpicos de Brasil 2016. / EFE

Trabajo, dedicación y sacrifico. Esas tres palabras resumen muy bien a María Luisa Calle Williams, la múltiple campeona del ciclismo colombiano, quien a sus 45 años de edad no se cansa de pedalear sobre su bicicleta.

‘La primera dama’ del pedalismo nacional encabezará el equipo de 13 corredores que participará en el Campeonato Mundial de Ciclismo de Pista, que se disputará en la ciudad de Cali entre el 26 de febrero y el 2 de marzo.

La medallista olímpica participará en la prueba de la persecución individual sobre 3.000 metros y para ello se ha venido entrenando bajo el mando del técnico nacional José Julián Velásquez, quien ha estado con ella en sus mayores momentos de gloria.

María Luisa, quien conquistó la medalla de bronce en la prueba por puntos en los Olímpicos de Atenas 2004 y el oro en el scratch en el Mundial de Pista de Francia de 2006, además múltiple campeona en Juegos Suramericanos, Panamericanos y Centroamericanos, sabe que esa experiencia que le dan los años le permite tener los pies sobre la tierra, aunque suene paradójico, ya que sus triunfos han llegado gracias a su gran nivel montada en una bicicleta.

“Mi experiencia y trayectoria se la debo en gran parte a mi familia y a mi entrenador. Soy consciente de que soy un ejemplo para las nuevas generaciones de este hermoso deporte, por eso entreno todos los días para lograr todas mis metas”, dice María Luisa, quien aún sueña con representar al país en los próximos Juegos Olímpicos, que se realizarán dentro de dos años en Brasil: “Me gustaría estar allí. Mi gran objetivo es llegar a esa contrarreloj de 2016 en óptimas condiciones”.

Sus primeros equipos fueron la Liga Antioquia y el Club CicloMoncada. En sus inicios en la ruta fueron muchos los obstáculos que enfrentó al ser mujer, por lo que decidió pasar a la pista, en la que se especializó en los 3.000 mil metros persecución individual y en la prueba por puntos.

Graduada en Administración de Empresas Agropecuarias en la Universidad de La Salle, María Luisa es una enamorada de los animales, en especial, de los caballos, a los que cuida y consiente de una manera muy especial. Para la antioqueña, el estar con ellos es una sensación de “tranquilidad única”.

Cuando no está entrenando o compitiendo, algo que hace todos los días desde que empezó en esto del ciclismo, se relaja en su casa. “Me gusta quedarme en mi hogar. No bajo con regularidad a la ciudad; me entretengo viendo televisión, leyendo y arreglando las plantas que tengo en mi jardín”, le dijo la ciclista antioqueña a El Espectador.

¿Cómo ha sido la preparación de la selección de pista para el Campeonato Mundial UCI Cali 2014?

Hemos tenido concentraciones desde antes de los Juegos Bolivarianos. Luego fuimos a la Copa del Mundo de Guadalajara. Hemos tenido muchos entrenamientos, pero no hemos podido correr, entonces nos tocó hacer muchas horas en la pista.

¿Qué significado tiene para el país que después de 18 años se vuelva a realizar un mundial de ciclismo en Colombia?

Es algo importante. Corrí en el Mundial de 1995 y nunca me imaginé correr otro evento de tal magnitud aquí en Colombia. El público de Cali es demasiado bueno para nosotros los deportistas, animan mucho, nos alientan en todo momento, entonces va a ser rico estar allá corriendo para el país.

Y los rivales...

Sabemos que no será fácil. Los equipos de Estados Unidos, Inglaterra y Australia son las rivales a vencer. Pero nosotros confiamos en nuestras cualidades y queremos darle muchas alegrías al país.

¿Cómo está el velódromo Alcides Nieto Patiño, qué le hace falta?

No he tenido la posibilidad de entrenar allí. Nosotros nos preparamos en Medellín. Pero por lo que vi, está descubierto por los lados, eso es malo porque no se pueden hacer buenos tiempos, ya que el viento se convierte en un impedimento para prepararnos de la mejor manera.

¿Cómo ve la evolución del ciclismo de pista en nuestro país?

Ha sido un proceso largo. Pero con los buenos resultados que todos hemos obtenido en las distintas categorías, se puede decir que estamos en la élite del ciclismo mundial.

¿Cuál es su opinión sobre el ciclismo femenino en Colombia?

Le hace falta mucho apoyo, sobre todo para correr en ruta. Por parte del gobierno y de la empresa privada. Hay bastante sustento económico, pero para el ciclismo masculino. Aunque somos conscientes de que todo llega a su tiempo. Ahora debemos preocuparnos por hacer las cosas bien esta semana en Cali.

¿Hay recambio generacional?

Claro que sí. Hay muchas niñas que día a día entrenan muy duro para representarnos de la mejor manera en los diferentes campeonatos. Está Jessenia Meneses, quien es una ciclista que corre en ruta. He corrido con ella y es muy buena. Lo que hizo en el Mundial da para creer que hay mucho futuro en nuestro deporte.

Todos conocen a la deportista, pero ¿cómo es María Luisa en familia?

Me gusta estar en familia en las reuniones que hacemos. Las tías, las hermanas, mi papá. Tengo tres hermanas y somos superunidas, muy apegadas. Vivo sola, me fascina vivir con animales.

¿Qué significa la bicicleta para María Luisa Calle?

Todo. En este momento no me imagino sin la bicicleta. Me hace demasiada falta. Desde que me levanto pienso en entrenar, cuando me dicen descanse no me siento cómoda. No puedo vivir sin ella, cuando no monto me siento ansiosa, desesperada.

¿Cómo es un día normal cuando no está compitiendo?

Me levanto muy temprano para darles de comer a los animales. En especial a los caballos. Yo vivo a las afueras de Medellín, en El Retiro, entonces me gusta quedarme aquí en mi casa, no bajar al estrés de la ciudad, veo televisión, me meto en internet.

¿Cuál fue el momento en el que dijo “esto es lo que yo quiero hacer el resto de mi vida”?

No pensé ser ciclista profesional desde el principio, sino que se me fueron dando las cosas. Dejé el ciclomontañismo y empecé a entrenar con José Julián, quien es el actual entrenador del equipo, y me empezó a ir bien y ahí me dediqué del todo al ciclismo. Llegué a la selección y desde ahí no paré. Le debo en gran parte mi afición a este deporte a mi papá, quien me regalo mi primera bicicleta.

¿Cuál ha sido el triunfo más importante en su carrera deportiva?

Sin ninguna duda el Campeonato del Mundo en 2006 en Burdeos, Francia, y la medalla de bronce en Atenas 2004. Fueron momentos únicos en mi vida. Ganar es muy gratificante y más en un deporte como este.

¿Y cuál ha sido el momento más difícil?

Cuando me quitaron la medalla en Atenas. Me quería morir, que me tragara la tierra. Cuando gané, todos celebraron muchísimo, pero cuando me dijeron que me la iban a quitar no quería darles la cara a mis familiares. Por suerte todo volvió a la normalidad y me la devolvieron. Aunque fue una lucha ardua y muy desgastante, además que no es algo bueno que a uno le quiten una medalla así.

¿Hay María Luisa Calle para rato?

Sí. No he pensado en el retiro. Yo entreno con la selección, con todo el equipo, y siento que todavía tengo mucho para dar. En este momento no le estoy quitando ningún cupo a nadie, siento que todo me lo he ganado a pulso, con trabajo y mucho sacrificio. Mientras lo disfrute, seguiré montada en una bicicleta.

[email protected]

@manu2385

Temas relacionados