"Nunca perjudiqué la salud de mis pacientes", concluye Eufemiano Fuentes

El médico fue detenido en 2006 en una operación de la Guardia Civil.

Eufemiano Fuentes
Eufemiano FuentesEFE

Eufemiano Fuentes, principal acusado en el juicio de la Operación Puerto, tomó por última vez la palabra este martes, en la jornada final del proceso, y señaló que en 35 años de carrera médica nunca ha perjudicado la salud de sus pacientes.

"En 35 años de carrera médica nunca he perjudicado la salud de mis pacientes, ni he tenido conocimiento de un daño que le hubiera provocado a uno de mis pacientes", señaló el médico canario.

Después de ocho semanas de proceso, Fuentes y los otros cuatro acusados (su hermana Yolanda, también médico, los exdirectores de equipos ciclistas Manolo Saiz y Vicente Belda y el preparador físico Ignacio Labarta) se sentaron por última vez en el banquillo y ahora deberán esperar un veredicto que tardará "entre un mes y un mes y medio" según un portavoz judicial.

En la audiencia final, dedicada a los argumentos de la defensa, Fuentes, que podría ser condenado a un máximo de dos años de prisión por "un delito contra la salud pública" -como los otros cuatro acusados-, clamó otra vez por su inocencia.

"El objetivo que yo siempre persigo como médico es proteger la salud de los otros y no perjudicarla", añadió Fuentes, relativamente sereno.

El médico fue detenido en 2006 en una operación de la Guardia Civil, que encontró 200 bolsas de sangre y de plasma en sus pisos de Madrid.

Tomás Valdivieso, su abogado, insistió en que el médico no puso en peligro a los deportistas que trató.

"No se hizo ningún daño a la salud de los deportistas. Incluso (el antiguo ciclista Jesús) Manzano no pudo testificar durante su turno ningún daño a su salud. Jugó con las palabras y especuló con los riesgos potenciales en el futuro. Con los riesgos del cáncer, una enfermedad que afecta desgraciadamente a todo el mundo", declaró Valdivieso.

El letrado repitió la versión del doctor canario, que durante el juicio aseguró que "nunca había tenido una relación médica personal con Manzano".

"Fuentes tuvo relación como médico del Kelme, al final de 2003, pero nunca trató a Manzano directamente", reiteró Valdivieso.

El exciclista del Kelme, que es parte civil en el juicio, describió con detalle los servicios (transfusión sanguínea en la Vuelta a España 2003, hormonas de crecimiento, EPO y polvos para destruir las pruebas en los análisis de orina) que le había suministrado Fuentes hasta 2003, año de su salida del equipo.

El abogado de Fuentes también entró al debate sobre la naturaleza del juicio y el papel que juega la sangre en todo el proceso.

"Queremos que haya un deporte limpio, honrado, que los deportistas españoles dejen de ser objeto de delito allá por donde van, pero no es motivo de este juicio. Se ha creado una confusión de lo que desde el punto de vista legal, si la sangre es o no medicamento. Y no lo es", señaló Valdivieso.

Por otro lado Ignacio Arroyo, el abogado de Manolo Saiz, antiguo director del equipo Once/Liberty Seguros, consideró que su cliente no tiene razones para temer la sentencia.

"En sus declaraciones (Ivan) Basso y (Tyler) Hamilton admitieron relacionarse con (Bjarne) Riis (director danés), no con Manolo Saiz...¿Y la justicia ha hecho algo con Riis? No, ya lo sé. No veo porque Saiz deberá estar preocupado", señaló Arroyo.

Más allá del veredicto penal, la jueza Patricia Julia Santamaría también deberá decidir sobre el acceso a las bolsas de sangre demandado por las diferentes autoridades deportivas (Agencia Mundial Antidopaje, Comité Olímpico Italiano y Unión Ciclista Internacional).

Una comprobación del ADN de los deportistas sospechosos serviría en el futuro para conocer la identidad de los clientes de Fuentes. Corresponde a la jueza tomar la decisión.

Temas relacionados