Óscar Sevilla, por la puerta grande

En Medellín, concluyó con éxito la edición 63 de la Vuelta a Colombia en bicicleta. El español cumplió su sueño y se quedó con la camiseta tricolor. Entrevista.

El español Óscar Sevilla luce la camiseta amarilla, de campeón.  / Luis Benavides
El español Óscar Sevilla luce la camiseta amarilla, de campeón. / Luis Benavides

A pesar de los malos resultados de los primeros días y sin necesidad de ganar muchas etapas, el pedalista colombo-español Óscar Sevilla cumplió su meta y consiguió el título de campeón de la Vuelta a Colombia. Luego de 14 fracciones, iniciando desde Quito y terminando en Medellín con una contrarreloj, Sevilla demostró por qué era uno de los favoritos a ganar el giro nacional.

El buen momento del corredor del equipo EPM-Une se volvió a demostrar, ganando la carrera ciclística más importante de América. Este año ya había vencido en las clásicas de Rionegro y Anapoima, y las Vueltas al Tolima y Antioquia.

Esta es la cuarta vez que un competidor extranjero gana la competencia nacional: en 1952 lo hizo el francés José Beyaert, en 1957 el español José Gómez del Moral y en 2009 el venezolano José Rujano.

El tiempo total de Sevilla, de 36 años de edad, en los 2.138 kilómetros fue de 51 horas, 36 minutos y 18 segundos. Segundo fue el antioqueño Álex Cano y tercero, el también ciclista de Antioquia, Mauricio Ortega.

La competencia, que empezó con 169 competidores, la completaron 117; el campeón de los Sub-23 fue Sebastián Henao, el de las metas volantes, Jairo Salas y el líder de la montaña fue Javier González.

La Vuelta era la única prueba en Colombia que Óscar Sevilla no había ganado. Desde que en el 2008, en una competencia ciclística se enamoró de la paisa Ivón Agudelo —quien ahora es su esposa y la mamá de su hijo—, y en ese entonces soñaba con conseguir este título de la carrera más importante del ciclismo en el país. Ayer, junto a su familia celebró y reconoció que ya se puede retirar tranquilo del deporte que por tantos años lo ha hecho tan feliz.

No estuvo bien en las primeras tres etapas, pero sin embargo se llevó el título...

Sí, la competencia no empezó bien, los primeros días en Ecuador estaba muy enfermo, tenía un problema estomacal fuerte acompañado de fiebre, estaba deshidratado, sin embargo, gracias a Dios y a todos los que me acompañaron se superó todo y pude conseguir este título que tanto quería.

¿Por qué era tan importante para usted ganar esta Vuelta?

Esta es una competencia muy dura y muy bonita, y de las de Colombia era la única que no había ganado; tenía un compromiso conmigo mismo, quería tener este título por todo lo que nos representa a mí, a mi familia y a mi equipo; la he luchado mucho, y por eso ahora puedo decir con mucha felicidad que se cumplieron los objetivos.

¿Cuál fue la etapa más difícil?

Todas, esta especialmente fue una Vuelta a Colombia muy dura. La altura y mi mal estado en Ecuador, los cambios de clima de otras, la penúltima que fue el circuito desde Medellín hasta Santa Helena… No hay una especifica, todas tocaba lucharlas.

En los últimos días los corredores de Aguardiente Antioqueño atacaron mucho, ¿pensó que alguno le quitaría el título?

Sí, sobretodo en las últimas etapas, ellos llevaban un buen ritmo y desde el principio supieron hacer las cosas, pero eso le puso más emoción a la competencia; no fue fácil, pero pude conseguir el triunfo.

¿Cuáles fueron sus principales rivales?

En un principio había muchos, Félix Cárdenas se veía fuerte para defender el título, sin embargo, los que finalmente podían ganar eran Álex Cano y Mauricio Ortega, siempre los vi muy cerca.

Usted estaba primero en la general a falta de la contrarreloj que es una de sus especialidades, ¿un día antes estaba confiado en conseguir la victoria?

Mi fuerte siempre ha sido la contrarreloj, por eso sabía que las cosas podían terminar bien, estaba seguro de mi bicicleta y de todo mi trabajo con ella, además, en las últimas jornadas me sentí bien físicamente, a pesar de todas las dificultades.

¿Qué viene ahora para Óscar Sevilla?

Ahora me siento muy feliz y lo voy a disfrutar con mi familia y mis amigos, sobretodo también quiero resaltar mi trabajo con Raúl Mesa técnico del equipo, pues él me dio bastante paciencia y tranquilidad.

¿Cómo reaccionó cuando se enfermó?

Eso es lo que más le agradezco, yo desde hace muchos años quería ganarme esta vuelta y él siempre me apoyó, no me presionó ni se puso nervioso en esos días; eso me dio fuerza; además, hemos ido peleando día a día y escalón tras escalón. Fue una carrera muy dura, pero me siento muy orgulloso del trabajo realizado.

¿Cambiaría algo de esta Vuelta?

Hubiera querido ganar la última etapa para terminar todo muy bien, sin embargo, estoy muy feliz por finalmente haber podido tener el título, pues era algo por lo que me estaba preparando desde hace mucho tiempo. Siento que ya me puedo retirar tranquilo en cualquier momento.