Peter Sagan: El caballero que repitió

El eslovaco Peter Sagan volvió a ganar el título mundial de ciclismo. Colombia perdió toda opción tras la caída de uno de los favoritos, Fernando Gaviria. Rigoberto Urán no compitió por un cuadro gripal.

El eslovaco Peter Sagan exhibe la medalla de oro que ganó ayer en Doha, Catar. / Efe

El eslovaco Peter Sagan conservó el título de campeón del mundo de ciclismo, ayer en Doha (Catar), al imponerse en el esprint, en un grupo reducido de escapados, al británico Mark Cavendish.

Tercero al final de los 257 kilómetros de recorrido fue el belga Tom Boonen, al que no le sirvió la mayoritaria presencia de corredores de su país en la escapada.

En un hecho rarísimo, el podio de este Mundial vio cómo subían a él tres corredores que ya habían ganado la prueba, celebrada este año por primera vez en Oriente Medio, bajo un calor sofocante, a 36 grados de temperatura.

Conscientes de que en una llegada masiva no iban a tener tantos chances como en un grupo reducido (por la presencia de velocistas consumados, como los alemanes Andre Greipel y Marcel Kittel, los franceses Nacer Bouhanni y Arnaud Démare, e incluso el colombiano Fernando Gaviria), los belgas endurecieron la carrera a 177 kilómetros para la meta, cuando el pelotón circulaba por el desierto catarí.

Desafiando al fuerte viento y rodando a unos 70 km/h se formó una fuga de una treintena de corredores, seis de ellos de Bélgica, y cuando la carrera estaba en su fase crucial se produjo la caída de Gaviria, que lo obligó a retirarse por un golpe en el hombro.

Sagan, de 26 años, añadió un nuevo trofeo a su extenso palmarés. Este año ganó una de las grandes clásicas (el Tour de Flandes), y el título de campeón de Europa, conquistado el mes pasado en Francia, además de tres etapas en el Tour de Francia, así como otras carreras menores.

“Cuando vi que el viento soplaba de cara en la línea de llegada, decidí esprintar desde atrás. Era un riesgo. Tuve suerte de que Nizzolo no me cerró la puerta”, dijo Sagan, sexto corredor en la historia en conservar el maillot arcoíris, tras los belgas Georges Ronsse, Rik Van Steenbergen y Rik Van Looy y los italianos Gianni Bugno y Paolo Bettini.

La lesión de Gaviria

El ciclista antioqueño, líder del conjunto colombiano, era, por sus condiciones físicas, uno de los favoritos para ganar la carrera de 257 kilómetros.

Sin embargo, Gaviria, que ganó la semana pasada la gran clásica de París-Tours, sufrió una caída a 164 kilómetros de la meta, provocada por un choque con el australiano Luke Durbridge.

Sus compañeros lo vieron sobre el asfalto, sosteniéndose con una mano el hombro, y la Federación Colombiana de Ciclismo informó posteriormente de que el corredor sufrió una dislocación.

El ciciclista Carlos Alzate, que tampoco finalizó la carrera por una caída, dijo a Efe que el accidente del líder del equipo nacional frustró las expectativas de victoria.

De igual forma, Edwin Ávila lamentó el infortunio. “El ciclismo es así, es un deporte donde no sólo cuentan las capacidades sino la suerte. Nos pasó en Río de Janeiro en los Olímpicos, pero esperemos que esto cambie y vengan mejores triunfos”, aseguró el vigente campeón de Ruta de Colombia.

Según Ávila, el viento fue uno de los factores que más hicieron sufrir a los ciclistas, además del calor sofocante de Catar. “Lo más duro ha sido el viento y el calor, aunque hoy ha estado un poco más fresco, pero ha habido mucho viento de costado y en realidad íbamos tres adelante, pero dos se cayeron y yo me pinché. Hoy (ayer) no hemos contado con suerte”, añadió.

Por otra parte, el antioqueño Rigoberto Urán ni siquiera salió a la carrera mermado por un cuadro gripal con fiebre y dolor de garganta en los días previos a la carrera.

últimas noticias