"Se me tienen que dar las cosas en la tercera semana": Nairo Quintana

El colombiano, quien sufrió una caída el pasado domingo, manifestó también que ya se encuentra totalmente recuperado y confía que el golpe no afecte su rendimiento para lo que queda del Giro.

AFP

"Se me tienen que dar las cosas en la tercera semana", declaró el colombiano Nairo Quintana, segundo en el Giro de Italia, este lunes en Bérgamo en la última jornada de descanso de la prueba. (Vea el especial del Giro del Centenario)

"Es verdad que normalmente siempre estoy muy bien en la tercera semana. Espero que la caída de ayer (domingo) no me afecte porque estaba en un gran estado físico. En teoría, se me tiene que dar bien esta tercera semana", dijo Quintana en rueda de prensa.

El colombiano se cayó en un descenso el domingo a 37 kilómetros de la meta. Pudo continuar inmediatamente con la bicicleta de un compañero y luego logró seguir con la suya. 

"Estoy un poco peor que antes de caerme", bromeó, "pero en realidad estoy mejor de lo que podía estar por la caída. Solo fue un susto y tengo un par de golpes, pero creo que no va a afectar a mi rendimiento", continuó.

Finalmente entró en segunda posición tras el luxemburgués Bob Jungels, por lo que logró seis segundos de bonificación, reduciendo levemente su desventaja con el líder Tom Dumoulin, que ahora cuenta con 2 minutos y 41 segundos. 

"El líder está bien, pero no sabemos cómo puede reaccionar ante este recorrido. Por nuestra parte tenemos un gran equipo y confiamos en ello para luchar por el triunfo. Estamos convencidos de que podemos hacerlo", dijo el colombiano.

Tras la caída, Dumoulin pidió a sus compañeros que ralentizaran el ritmo para que Quintana pudiera alcanzar el grupo.

"Dumoulin tuvo ayer un gesto muy bonito cuando mandó esperar. Es verdad que seguramente hubiéramos entrado en el grupo gracias al equipo, pero nos hubiera costado más esfuerzo. Fue un gesto de todo un caballero y lo agradecemos mucho", destacó Quintana.

El colombiano tiene seis etapas por delante para intentar remontar a Dumoulin, empezando por la etapa reina del martes, de 222 kilómetros y que incluye el ascenso integral al Stelvio (2.758 metros) por la vertiente de Bormio (21,7 kilómetros).

"Hemos estado en estas situaciones ya varias veces, unas nos han salido bien y otras no pero siempre damos lo máximo para conseguir la victoria. Tenemos por delante cinco días en teoría favorables para nosotros", concluyó Quintana

 

últimas noticias