“Seguimos soñando”: Nairo Quintana

El colombiano atacó en un par de ocasiones al líder de la carrera, el británico Chris Froome, y pese a no haber podido restarle tiempo, todo apunta a una gran batalla por el maillot amarillo la próxima semana en los Alpes.

Nairo Quintana en uno de sus ataques en la etapa de este jueves del Tour de Francia. Foto: AFP

El colombiano Nairo Quintana, tercero en la clasificación del Tour de Francia, atacó ayer en un par de ocasiones al líder de la carrera, el británico Chris Froome, y pese a no haber podido restarle tiempo, todo apunta a una gran batalla por el maillot amarillo la próxima semana en los Alpes.

“He tenido buenas sensaciones. Hemos probado al líder y ha respondido bien, sobre todo con su equipo, pero seguiremos intentándolo”, declaró el colombiano tras cruzar la meta de Plateau de Beille, en una etapa que ganó el español Joaquin Rodríguez (Katusha) y en la que no hubo diferencias entre los favoritos.

Tras la decepcionante etapa del miércoles, en la que nadie osó atacar a Froome, aunque es cierto que el perfil de la etapa era diferente por acabar en un puerto poco exigente, la lucha vivida ayer le devolvió mucho interés a la carrera. “Probamos varias veces y hemos visto que se defiende bien. No nos vamos a entregar y vamos a seguir intentándolo hasta el último día, a ver cómo responde Froome”, añadió el colombiano.

“Si me mantengo en este nivel creo que se pueden hacer cosas buenas en las cuatro etapas alpinas de la próxima semana”, insistió el líder del Movistar, tercero en la general, a 3:09 minutos de Froome.

En el duro ascenso al Plateau de Beille, Froome fue atacado por sus principales rivales: Nibali, Contador y Valverde, hasta que Quintana lo intentó en un par de ocasiones en los últimos kilómetros, pero el buen trabajo de los gregarios del Sky, sobre todo el australiano Richie Porte y el galés Geraint Thomas, no le permitieron dejar al líder.

“Los ataques de Nairo no son tan secos como los que le hemos visto, por ejemplo, a Contador en el pasado”, dijo el británico.

El colombiano destacó también las condiciones climáticas en las que se desarrolló la etapa de ayer: “Fue un día difícil, con puertos duros y, sobre todo, lo más complicado han sido los cambios de temperatura y la lluvia del final. Nos costó un poco más de cansancio añadido, pero supimos rehacernos para probar al líder en varias ocasiones”.

Como ha venido insistiendo Quintana en los últimos días, y pese a la ventaja que tiene Froome en la general, el colombiano no se rinde: “Seguiremos intentando y soñando. Queda mucho por delante y hasta el último día de montaña no se terminará esto. Falta mucho. Es cierto que hemos perdido bastante, pero la condición está, y mientras sigamos así continuaremos peleando”.

Este viernes, tregua de la alta montaña pirenaica con recorrido de 198,5 kilómetros entre Muret y Rodez.