Según Rubencho, con Darwin Atapuma, la alegría en la Vuelta a España llegó antes de lo esperado