Siguiendo los pasos de Nairo Quintana

Aldemar Reyes, un escarabajo que este miércoles cumple 20 años. El ciclista de Ramiriquí es una de las cartas principales del GW Shimano para ganar la Vuelta de la Juventud 2015.

Aldemar Reyes pedalista del GW Shimano. Foto: Cortesía Federación Colombiana de Ciclismo

“¡Celebra el colombiano, brazos arriba. Ganó la etapa reina del Tour de Francia en los Alpes!”, así se escuchaba aquel triunfo de Mauricio Soler, que en 2007 hacía historia para Colombia. Su victoria se celebró en el país, pero sobretodo en Ramiriquí, su pueblo natal. Allí en medio de la algarabía a Aldemar Reyes, un pequeño de 12 años, le nació el amor por el ciclismo.

Todos los días con sus amigos de cuadra, Aldemar pedaleaba. En una bicicleta de hierro, complicada para manejar, el joven se las arreglaba para salir a pasear por los parajes boyacenses, que lo llevaban a cruzar el río Garagoa hasta la vía a Jenesano, cerca a su pueblo natal. La dificultad para manipular su primera cicla pasaba a un segundo plano, “siempre disfrutamos nuestras pedaleadas, nunca importó el estado de nuestras bicicletas todos los jóvenes que vivimos allá así empezamos, por eso nunca nos quejamos”, afirmó a El Espectador el ahora ‘escarabajo’ del GW Shimano.

Seis años después su sueño de estar con un equipo profesional de ciclismo se hizo realidad, pero durante ese tiempo creció profesionalmente viendo los logros que conseguía Nairo Quintana en Europa y cómo aquel pedalista boyacense se peleaba codo a codo con los mejores, esto lo motivó a esforzarse más para poder seguir sus pasos, “quiero ganar lo que él (Nairo) ha ganado, a darle la pelea a los europeos, dejar en alto el nombre de mi equipo y el de mi país”, resaltó el joven que hoy cumple 20 años de edad.

Para cumplir con ese objetivo Aldemar Reyes se exige al 100% en cada entrenamiento que le manda su equipo, trata de cumplir cada meta propuesta para ascender peldaños en este difícil deporte. En 2014 obtuvo un gran logro: fue el mejor entre los novatos y además se coronó como el mejor en la categoría sub-23 de la Vuelta a Colombia, “me preparé arduamente para hacer una buena presentación en la Vuelta a Colombia y los objetivos se cumplieron”, dijo.

El 2014 fue un año de adaptación, donde conoció el entrenamiento con pulsaciones y todos los métodos practicados en Europa para mejorar el nivel, ahora él sabe que el año de aprendizaje ya pasó y que en 2015 debe demostrar todo su potencial, “lo que viene es ganar carreras y así retribuir en algo la confianza que el equipo depositó en mí”, precisó el ciclista de Ramiriquí.

Sin duda la Vuelta de la Juventud es un buen examen para este corredor, que como buen boyacense estaba esperando la montaña para comenzar a demostrar sus capacidades dentro de un pelotón donde brillan los nombres de Fernando Gaviria, Rodrigo Contreras, Diego Ochoa y Wilmar Paredes, “llego a esta competencia en inmejorables condiciones físicas, mi meta es pelear por la victoria, pienso que tenemos con qué, hay un gran equipo, un gran material humano, así que vamos a dejarlo todo”, finalizó.

Precisamente este miércoles le llegó el día a Aldemar para demostrar su capacidad, con dos premios de montaña, uno de primera y otro de tercera categoría, los asensos comienzan a aparecer en este trazado de la edición 48 de la competencia para pedalistas sub-23 que hasta ahora ha sido dominada por los velocistas.

 

últimas noticias

La capa invisible de Supermán López

Fernando Gaviria, tras la pista de lo fugaz