"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 1 hora

En su terreno ideal Chris Froome únicamente consiguió 23 segundos de ventaja

Tras la novena etapa en donde se ubican dos colombianos en el top 10, Chris Froome se mantiene de líder a 23 segundos de Nairo que ahora es cuarto y a 44 segundos de Sergio Luis Henao que se posicionó en la octava casilla.

Fromme espera quedarse con su segundo Tour consecutivo. / AFP

Muchos colombianos querían ver este domingo a un Nairo Quintana atacante, aprovechando la etapa reina con la durísima subida a Andorra-Arcalis para poner tierra de por medio con el líder y apoderándose de la camiseta amarilla. Pero, actuando más con la cabeza que con el corazón, el boyacense prefirió permanecer a rueda de Chris Froome, como lo había planeado con sus directores de equipo, y como lo pensábamos y lo escribimos que debería hacerlo: el objetivo era salir con la menor desventaja de los Pirineos, en los que el año pasado el británico consiguió subir la diferencia a tres minutos y nueve segundos

Pero en esta ocasión el corredor colombiano sale del duro recorrido pirenaico con sólo 32 segundos de desventaja, con el convencimiento de que puede recuperarlos en la durísima montaña que aún queda, quizás en el Monte Ventoux, el próximo jueves, en el que fue superado por su rival el año pasado o luego en los exigentes puertos de los Alpes. La intención del boyacense quedó bien clara cuando todo estaba a su favor si atacaba en la etapa dominical pues inicialmente fueron los Sky quienes quisieron irse en los últimos cinco kilómetros, inicialmente atacó Sergio Luis Henao para preparar la réplica de Froome, que no se hizo esperar, y luego los intentos de Adam Yates, Richie Porte, Roman Bardet y Tejay Van Gardener, que fueron bien respondidos por el líder con Nairo a su rueda. Esos acelerones hicieron perder segundos preciosos a Fabio Aru, Purito Rodríguez y a Alejandro Valverde.

El que Quintana se haya quedado quieto obedece además a otra situación: en este momento el equipo más fuerte, sin ninguna duda, es el Sky, pues llega con un buen número de gregarios a los últimos metros. Al seguir con Froome de amarillo son los que tienen que encargarse de poner el ritmo al pelotón y de llevar el control de las escapadas. En la subida final de este domingo fueron los que impusieron un ritmo demoledor para controlar cualquier intento de fuga del grupo del líder. En esa labor hay un desgaste que se va sintiendo más fuerte con el paso de las etapas. Movistar quizás se equivocó al permitir un derroche de fuerza de sus corredores, que ganaron muchas pruebas en la primera parte de la temporada y por ello Nairo se queda solo en los finales de los ascensos. Tomar la camiseta amarilla ayer habría sido un suicidio porque no tiene en este momento pedalistas que puedan hacer esta labor y el descontrol de la carrera podría provocar fugas inesperadas y peligrosas pues las diferencias de los diez primeros no son muy grandes.

La sabia decisión de ir siempre a la defensiva en los Pirineos son un primer triunfo para Nairo y para el Movistar que ayer, midiendo bien la desigualdad de fuerzas, engañó totalmente a la escuadra inglesa al enviar en la fuga a tres corredores como una señal clara de que Nairo iba a atacar y por ello quería encontrar a sus compañeros adelante para que le dieron un apoyo. Como entre ellos estaba Valverde y el grupo delantero no lograba distanciarse le ordenaron al español que se quedara a esperar al gran lote, y la fuga tomó una minutada que luego el Sky no pudo disminuir demasiado y que permitió el triunfo del holandés Tom Dumolin.

Aunque el Movistar no está a la altura que se esperaba, su líder, el colombiano Nairo Quintana se ha dado el lujo de aprovecharse del trabajo de sus rivales, de pegarse a la rueda del hombre de amarillo y de infundir un respeto que irá creciendo con el paso de los días. Ya la escuadra vestida de negro sabe que perdió el primer asalto con su gran rival. Se equivoca de plano Froome si piensa lo que dijo ayer, que: “No paraba de pensar que llegaría el ataque, me lo esperaba hasta el último kilómetro. Me preguntaba si estaba guardando fuerzas para un gran ataque, pero como no lo ha hecho quiero pensar que estaba al límite de sus fuerzas. Se ha mantenido pegado a mi rueda”

Habrá que ver qué intenta el Sky en las dos etapas llanas que vienen porque seguramente van a preparar alguna emboscada en este terreno en el que el Movistar no puede descuidarse un segundo. Es la esperanza que le queda a Froome, así como el que pueda repetir el jueves su hazaña del año pasado en el Mont Ventoux, en el que los dos protagonistas de la carrera tendrán un nuevo mano a mano.

Y en la semana final llegará el terreno de Nairo. Por eso se lo ve tan tranquilo ya que los planes que prepararon se están cumpliendo al pie de la letra y por ello la ilusión del amarillo en los Campos Elíseos crece y crece a medida que pasan los kilómetros.

Finalmente hay que darle un adiós a un valiente, a Alberto Contador que tuvo que irse maltrecho de la carrera. Debió hacerlo el primero o el segundo día. Pero luchó y sufrió hasta que se convenció de que su única opción era irse para recuperarse y preparar la Vuelta a España.