Supermán López, con opción de podio

Chris Froome, con una victoria aplastante, aseguró ayer la victoria final en la Vuelta.

Miguel Ángel López, ciclista del Astana. AFP

Todo hace pensar que el británico Chris Froome consiguió ayer asegurar la victoria en la Vuelta a España tras una aplastante demostración de poderío en los 40 kilómetros de la etapa contra el reloj que se corrió en Logroño. Aunque aún restan dos jornadas bien difíciles de montaña se necesitaría un desfallecimiento descomunal y una crisis general de su equipo para evitar que por fin sea el dueño de la camiseta roja que se le ha ido de las manos en tres ocasiones.

Para los colombianos la jornada a cronómetro transcurrió como se esperaba con una muy buena actuación de Miguel Angel “Superman” López –hasta en este ejercicio en solitario es el mejor de los nuestros- quien consiguió el puesto 22 y logró conservar la sexta casilla en la general mientras que el líder del Orica, Esteban Chaves, terminó como 46 y fue a dar a la novena casilla.

La emoción de la Vuelta se centrará en una batalla sin cuartel por los dos restantes sitiales del podio, que seguramente se pelearán a muerte cinco corredores: el italiano Vincenzo Nibali, el holandés Wilko Kelderman quien está a 42 segundos del subtítulo, el ruso Ilnur Zakarin a 1.09, el español Alberto Contador, a 3.00 y el colombiano Miguel Angel López quien pierde con el segundo 3.27. Casi imposible lo tienen el italiano Fabio Aru, a 4.29, el holandés Wout Poels, a 4.35 y el colombiano Esteban Chaves, a 5.12.

Si por la camiseta roja no parece haber ninguna opción todo puede suceder con los restantes aspirantes al podio en Madrid en las cuatro etapas que se correrán desde este miércoles en las que se deberán enfrentar un terreno muy montañoso en el norte de la península, con un puerto de categoría especial, cinco de primera, dos de segunda y siete de tercera; con tres llegadas en ascenso de las que dos son bastante duras en las que se le puede dar un vuelco a la actual clasificación.

Aunque Miguel Angel López no lo tiene nada fácil en este momento se ve con las ganas, los restos y con la fortaleza necesaria para acomodarse en el podio. Sus dos victorias de etapa y la facilidad y el poderío que ha mostrado para escalar las cumbres permite pensar que el pedalista boyacense va a salir con todo en la búsqueda de un descuento significativo este miércoles, que el jueves puede arañar algunos segundos y que le quedará la durísima etapa del sábado, que termina en el temido ascenso del Angliru, para proyectarse como una de las estrellas rutilantes de un futuro muy próximo. El joven líder del equipo Astana así mismo tendrá la oportunidad de conseguir la camiseta blanca con lunares azules del mejor escalador, clasificación en la que ya es segundo, a ocho puntos del polaco Davide Villella y no va a tener ninguna dificultad para mantenerse como el mejor de los jóvenes.

A pesar de que el líder Chris Froome dijo hace unos días que estará muy pendiente de “Superman” y que en el momento en que ataque de nuevo saldrán por é, seguramente hoy ya piensa en forma diferente pues su ventaja sobre el colombiano es cómoda y el peor error que podría cometer, el único que podría costarle el título, sería el pegarse a su rueda en uno de sus fulminantes ataques ya que se ha visto que no hay nadie que pueda seguirlo y un intento de hacerlo podría romperle las piernas y provocar una crisis que podría costarle muy caro. Para el líder del Sky la situación es muy cómoda así que tranquilamente puede ser un espectador de lujo de la feroz lucha que se librará por las dos casillas que completarán el podio de Madrid el próximo domingo.