Tao Geoghegan Hart, de promesa a realidad

Noticias destacadas de Ciclismo

El pedalista inglés del equipo Ineos, compañero y ahora rival de Egan Bernal, logró el título de la “Corsa Rosa” al superar por 39 segundos al australiano Jai Hindley. El holandés Wilko Kelderman completó el podio de la prueba.

Tao Geoghegan Hart, un joven londinense de ascendencia escocesa e irlandesa, se convirtió este domingo en el segundo ciclista británico en inscribir su nombre en el palmarés del Giro de Italia, dos años después de que lo hiciera Chris Froome.

Su victoria, por apenas 39 segundos sobre el australiano Jai Hindley, no es más que la confirmación de su enorme talento, ese que mostró hace algunos años y que lo hizo figurar entre los líderes de la nueva generación del ciclismo, al lado de Egan Bernal, Remco Evenepoel, Tadej Pogacar y Mathieu van der Poel, así sea un par de años mayor.

Tao —que en gaélico quiere decir “silencio”, muy ligado a sus orígenes británicos— lleva varios años radicado en España. Comparte su pasión por la bicicleta con el gusto por el café, al punto que viaja a todo lado con su máquina para prepararlo y comparte en su página web sus opiniones sobre granos y filtros utilizados para degustar esa bebida.

Con 25 años, Geoghegan Hart pasó este domingo de ser promesa a una realidad y encarna a la perfección la tendencia del ciclismo en el mundo, interesado por la competición, pero también por las nuevas formas de negocios que lo acompañan.

Es el mayor de cinco hermanos y creció en Hackney, barrio situado al este de Londres. Su padre, albañil con raíces mitad irlandesas y mitad escocesas, le inculcó la cultura del esfuerzo, que Tao aprovechó desde niño para los deportes que fue probando.

Lea también: Richard Carapaz, líder de la Vuelta a España

Pasó por el fútbol y la natación e incluso, con trece años, fue el más joven de un grupo de relevos que atravesó nadando el Canal de la Mancha. Pero finalmente se enamoró de la bicicleta y el Hackney Cycling Club Keir Apperley fue su primera escuela.

Su carácter, testarudo y perfeccionista, es conocido por sus colaboradores cercanos y comienza también a ser popular en el pelotón. “Nos ocupamos de él cuando era júnior suministrándole bicicletas, pero también le dimos un trabajo los sábados en la tienda, durante el invierno, para que ganara algo de dinero”, contó a The Guardian Greg Needham, del fabricante de bicicletas Cóndor.

Geoghegan Hart, cuyo nombre se debe a su ascendencia irlandesa, probó con el ciclismo en pista, como buena joven promesa británica; pero optó por la ruta. Entró en el grupo juvenil del equipo de Axel Merckx, un gran impulsor de jóvenes talentos, en 2014. Dos años después pasó a Sky en pruebas y se unió por completo al equipo de Dave Brailsford en 2017.

Un año después contribuyó enormemente a la victoria del galés Geraint Thomas en el Dauphiné. Participó el mismo año en su primera carrera de tres semanas, la Vuelta a España, y estuvo en 2019 en el Giro de Italia, donde se fracturó una clavícula y abandonó, poco después de haber ganado dos etapas en el Tour de los Alpes.

En 2020 ha conseguido sacarse esa espina en el Giro. “Me gustó mucho el Giro”, afirmaba a principios de año, aludiendo a la edición de 2019, ganada por el ecuatoriano Richard Carapaz. “Hay muchas más oportunidades que en el Tour de Francia”, advertía.

Y supo aprovecharlas, en una edición atípica por la pandemia del nuevo coronavirus. Venía como principal apoyo de Geraint Thomas, quien se tuvo que retirar por una fuerte caída en la segunda etapa, y tuvo que asumir el liderato del equipo.

En las primeras dos semanas estuvo a la sombra de su compañero Filippo Ganna, otra de las figuras de la carrera, con cuatro triunfos parciales.

Lea también: Leonardo Páez, bicampeón mundial de marathon en ciclomontañismo

Tao ganó la etapa 15 en Piancavallo y les avisó a sus rivales que tenía intenciones de pelar el título. El sábado volvió a celebrar, aunque no se vistió de rosado porque quedó igualado en tiempo con el australiano Jai Hindley, líder por milésimas de segundo.

Pero el británico tenía una oportunidad más en la crono final, de 15,7 kilómetros, y no la desaprovechó. Le bastaba con uno, pero le sacó 39 segundos al hombre del Sunweb, otra de las revelaciones de la prueba, en una fracción en la que Ganna volvió a dar cátedra. Desde ayer, Tao comenzó a hacer ruido en el ámbito del ciclismo. Su nombre entró en el exclusivo grupo de ganadores de grandes vueltas y en los próximos años será compañero y rival de Egan Bernal en el Ineos, porque sin duda el título del Giro lo pone en otro estatus dentro de la escuadra británica, que ahora sabe que lo puede tener en cuenta como líder para las próximas carreras.

Comparte en redes: