"Tengo ganas de que lleguen los Alpes": Nairo Quintana

Pese a que se rodó a más de 46 kilómetros por hora de media en la 15ª etapa del Tour de Francia, ganada al esprint por el alemán André Greipel, el colombiano Nairo Quintana y el resto de los aspirantes al podio pudieron disfrutar de una jornada de cierta tranquilidad.

Nairo Quintana ataca a Chris Froome durante la etapa 13 del Tour de Francia. Foto: AFP

Pese a que se rodó a más de 46 kilómetros por hora de media en la 15ª etapa del Tour de Francia, ganada al esprint por el alemán André Greipel, el colombiano Nairo Quintana y el resto de los aspirantes al podio pudieron disfrutar de una jornada de cierta tranquilidad.

“Fue una etapa nuevamente muy rápida. Tenemos buen equipo y lo hemos vuelto a demostrar hoy con diferentes ataques, filtrándonos un poco en las fugas y estando atentos a posibles caídas durante todas la jornada”, explicó el escalador colombiano, segundo en la general a 3:10 minutos del líder del Tour, el británico Chris Froome.

En el tercer lugar del podio provisional está el estadounidense Tejay Van Garderen, a 3:32 minutos de Froome.

Los españoles, Alejandro Valverde (cuarto a 4:02), compañero de Nairo Quintana en el Movistar, y Alberto Contador (quinto a 4:23) acechan este puesto.

Nairo Quintana advirtió sobre la etapa de hoy, con final en Gap y dos puertos de segunda categoría en los últimos 80 kilómetros ya en territorio alpino. “Aunque mañana (hoy) en principio puede ser una etapa de paso, habrá que estar atentos. Esperemos no tener ninguna complicación y llegar bien al día de descanso”, el martes.

Tras el descanso, los corredores afrontarán, de miércoles a sábado, las cuatro etapas de alta montaña en las que se decidirá la carrera, antes de la llegada triunfal a París dentro de una semana.

“Sí tengo ganas de que lleguen los Alpes”, admitió Quintana tras cruzar la meta de Valence. “Estamos preparados y pienso que nos irán a recibir bien”.

“Todos en el equipo estamos con muchas ganas”, insistió él líder del Movistar.

Apoyo de los colombianos

El colombiano, por último, agradeció el apoyo que está recibiendo estos días en las carreteras de Francia, donde se citan a diario decenas de seguidores colombianos para apoyar a los ciclistas del país, con Nairo a la cabeza, dando un colorido especial a la carrera.

“Creo que hemos hecho bastante afición”, admitió Quintana, con cierta modestia. “Pienso que la gente también se identifica con uno. Hay muchos fanáticos”, añadió el oriundo de Cómbita, en el departamento de Bocayá.

Mientras atendía a los periodistas, vestido con su maillot blanco de mejor joven de la carrera, se escuchaban de fondo los gritos de “¡Quintana, Quintana!” y “¡Colombia, Colombia!”.

Hoy se correrán 201 kilómetros en la 16ª etapa de la carrera, entre Bourg de Péage y Gap, la ciudad más importante del sur de los Alpes franceses. Un trazado en la que las dos dificultades montañosas de la jornada se concentrarán en los últimos 80 km.

Antes, habrá 120,5 kilómetros de llano, aunque siempre ascendente, para llegar al Col de la Cabre, una dificultad de segunda categoría de 9,1 km al 4,6% de desnivel. Tras coronar este puerto, a 130 km de la llegada, los ciclistas recorrerán otros 40 km de terreno accidentado, antes de iniciar el ascenso al Col de Manse, también de segunda categoría, algo más corto que el anterior (8,9 km), pero con una pendiente media mayor (5,6%).

Esta subida, habitual en los últimos años en el Tour, está seguida por el acrobático descenso de La Rochette. Fue allá donde, en 2003, el estadounidense Lance Armstrong pudo evitar por centímetros la caída del español Joseba Beloki, saliéndose del asfalto y recorriendo varios centenares de metros a través del campo. Beloki, que iba segundo en la general, sufrió varias fracturas y tuvo que retirarse de la carrera.

La llegada está situada tras ese largo descenso (unos 10 km) que acaba en una línea recta de 1.300 metros en Gap. Esta ciudad de 42.000 habitantes acoge un final de etapa de la Grande Boucle por 23ª ocasión en la historia. Los últimos ganadores allí fueron el portugués Sergio Paulinho (2010), el noruego Thor Hushovd (2011) y el también luso Rui Costa (2013), que se escapó en el ascenso a Manse.

El Tour vivirá una jornada de descanso el martes en Gap, antes de emprender las cuatro etapas alpinas decisivas para el desenlace de la carrera, que finalizará el domingo próximo con el tradicional paseo por los Campos Elíseos de París.