Terremoto en la contrarreloj: a Miguel Ángel López se le escapó el podio del Tour de Francia

Noticias destacadas de Ciclismo

Supermán tuvo uno de los días más duros de su carrera y perdió el tercer lugar y descendió a la sexta casilla de la clasificación general. Richie Porte, con una exhibición a sus 35 años, completará el podio. En el cajón más alto: Tadej Pogacar, nadie lo puede creer.

“¿Sabes lo que significa el Tour de Francia en Australia? No es como aquí, que vuelves de la playa y enciendes la tele para poner el ciclismo como podrías poner una telenovela. En Australia, el Tour lo vemos en pleno invierno y a las dos de la mañana. Cuando era adolescente, me ponía el despertador para no perdérmelo. Mi madre también se levantaba de la cama y aprovechaba para planchar mientras yo vibraba en el sofá. Por eso el objetivo último de mi vida deportiva es que, en la pared del salón de mis padres, haya una foto mía en el podio del Tour de Francia”, las palabras de Richie Porte a Velo Magazine.

El australiano tiene 35 años, está llegando al anochecer de su carrera. La próxima temporada volverá al Ineos, escuadra de la que partió en 2016 por su intención de ser líder, pero esta vez, otra vez, regresará a su piel de gregario. Su mejor resultado en una grande había sido esa temporada en el Tour de Francia 2016, cuando terminó quinto en la general con el equipo BMC. Y esta era la última bala que le quedaba al australiano para subirse a un podio de grandes vueltas.

Con ese espíritu inquebrantable, a pesar de su biotipo, apenas 1,72 metros de estatura, realizó la contrarreloj más épica de su carrera: terminó tercero a 1:21 de Pogacar, el campeón inesperado del Tour y con el mismo tiempo de Tom Dumoulin. Superó a especialistas como Wout Van Aert y Primoz Roglic, cuarto y quinto, respectivamente. Porte se ganó su lugar en el podio a 3:30 del esloveno de 21 años y mientras en Australia ya no era 19, sino 20 de septiembre, a las 2:00 a.m., con madres que acompañaban a sus hijos planchar mientras estaban con lagañas en los ojos, cumplió el sueño australiano.

Y a quien se le escapó su tercer lugar en el podio de los Campos Elíseos fue a Miguel Ángel López, de un Tour de Francia imperial, pero tuvo un mal día: perdió 6:17 con Pogacar y ocupó el puesto 45 de la jornada. Enric Mas y Mikel Landa también lo superaron y Superman terminó en el sexto puesto de la clasificación general.

Rigoberto Urán terminó entre los diez mejores de la contrarreloj, en el décimo puesto a 2:54. Daniel Felipe Martínez fue el segundo mejor colombiano a 3:19 de Pogacar, sembrado en el puesto 11. Nairo Quintana fue 36 (5:54) y Esteban Chaves 40 (6:07). Todos ellos con un mejor tiempo que Miguel Ángel, que sufrió uno de los días más difíciles de su carrera.

Supermán, el único pedalista capaz de romper la partitura de Roglic, del Jumbo, de Pogacar, al quedarse con la etapa reina del Tour de Francia más controlado de todos los tiempos, estuvo a una jornada de convertirse en el segundo colombiano de la historia en subirse al podio de las tres grandes del ciclismo tras Nairo Quintana.

Tiene 26 años, el camino sigue. Los sueños también: “Estoy seguro de que ganará una o dos grandes”, vaticina Rafael Acevedo, su entrenador, su descubridor, su suegro.

Todo pasa, el camino sigue.

Comparte en redes: