Tom Dumoulin el médico frustrado que se quedó con el Giro de Italia

El vencedor de la edición 100 de la competición italiana se convirtió en profesional en el año 2012. Hasta ahora, su mayor logro había sido la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

AFP

Tom Dumoulin tenía el sueño de ser médico, no lo logró y esto fue una decepción para su padre. Y fue entonces cuando centró los esfuerzos en el ciclismo. (Vea nuestro especial del Giro de Italia)

"No estaba especialmente apasionado con ello", explicó al diario italiano Corriere della Sera. "Más allá de la Medicina no había otros estudios universitarios que me gustaran, pero vi una llegada de la Amstel Gold Race y me encantó. Los aplausos de la gente, el ruido de los helicópteros, la voz del speaker ensalzando al vencedor", cuenta sobre el día que decidió apostar a fondo por el ciclismo.

En 2012 pasó a ser profesional en la formación que luego se convirtió en el actual Sunweb. Participó en 2013 por primera vez en el Tour de Francia y consiguió su primera victoria en 2014, en una etapa contrarreloj del Criterium Internacional en la isla francesa de Córcega.

La contrarreloj, su especialidad de origen, ha sido clave para su victoria este domingo en Milán, ya que gracias a ella pudo superar el retraso que llevaba con Quintana, Nibali y el francés Thibaut Pinot.

El año pasado se colgó la medalla de plata olímpica de contrarreloj en Rio-2016, únicamente superado por el suizo Fabian Cancellara.

Desde la Vuelta a Suiza de 2015, Dumoulin ha ido dándose cuenta de que también podía tener algo que decir en la montaña.

Cedió 'in extremis', en la víspera de la meta, el triunfo en la Vuelta a España de 2015 (fue 6º finalmente), pero continuó con una trayectoria ascendente.

Dumoulin, que tiene un apellido de origen valón pero que apenas habla unas palabras en francés, sabe transformarse y metamorfosear, por eso un diario holandés le bautizó como la 'mariposa de Maastricht'.

Pero a él no le termina de gustar ese apodo: "Preferiría algo más fuerte, más como el +Tiburón de Mesina+ (Nibali) o el +Cóndor+ (Quintana)".

En el imaginario animal de los héroes del Giro, Dumoulin ya tiene su lugar entre los grandes.

Primera victoria holandesa en el Giro 

La primera victoria de un ciclista holandés en el Giro se fraguó en las dos primeras semanas, pese al triunfo de Quintana en el Blockhaus en la primera etapa de verdadera montaña.

Pero al día siguiente, Dumoulin impuso su ley en la contrarreloj de 39,8 km de Montefalco y se apoderó del rosa, que conservó durante nueve días, aunque empezó a perder tiempo a partir de la etapa reina, el pasado martes, cuando sufrió una diarrea que le obligó a parar a pies del Stelvio.

En las etapas siguientes, Dumoulin limitó las pérdidas y aunque tuvo que ceder el liderato a Quintana el viernes, logró que el colombiano no le sacase una diferencia insalvable de cara a la contrarreloj final, muy favorable para el corredor de Maastricht. 

A sus 26 años y después de perder la Vuelta a España hace dos en la penúltima etapa, a las puertas de la llegada a Madrid, Dumoulin logra su primera gran vuelta y se convierte en uno de los corredores a seguir en el futuro.

Un ciclista holandés no lograba la victoria en una gran vuelta desde que Joop Zoetemelk logró el Tour de Francia en 1980.

Con Quintana derrotado, la jornada fue más alegre para otro colombiano, Fernando Gaviria, que se aseguró acabar como líder de la clasificación por puntos y recogió en el podio la 'maglia ciclamino' que le acredita como vencedor en esta prestigiosa clasificación.

La formación de Quintana, el Movistar español, se adjudicó también la clasificación por equipos, con casi una hora de ventaja sobre el AG2R La Mondiale francés.

 

últimas noticias