Tom Dumoulin, campeón del mundo de la contrerreloj individual

El holandés finalizó con un tiempo de 44:41, superó a Primoz Roglic por 57 segundos y a Chris Froome por 1:21 minutos. Jarlinson Pantano terminó en la posición 45 a 4:10 minutos.

Tom Dumoulin se coronó campeón de la CRI. EFE

Curvas y contracurvas marcaron el ascenso a Mount Floyen. Una subida difícil, con rampas hasta del 17 % de desnivel, que este miércoles definió la contrarreloj individual del Mundial de Ruta que se está llevando a cabo en Bergen, Noruega. En lo más alto del puerto, que también hace las veces de mirador, Tom Dumoulin se quedó con la victoria. El holandés no tuvo rival en los 31 kilómetros de la prueba contra el reloj. Dominó en cada uno de los sectores y al final con un tiempo de 44:41 superó al esloveno Primoz Roglic por 57 segundos. Jarlinson Pantano finalizó en la posición 45 a 4:10 minutos.

La apuesta de Dumoulin salió a la perfección. La concentración que realizó tras salir campeón del Giro de Italia para enfocarse en su primer título de contrarreloj individual funcionó. Llegó al Mundial fresco, con el kilometraje de la Hammer Sportzone, del Tour de Suiza, de la contrarreloj de Holanda, de la Clásica de San Sebastián, del BinckBank Tour y de los gran premios ciclísticos de Montreal y Quebec y se coronó con su equipo, el Sunweb, campeón de la contrarreloj por equipos y este miércoles campeón de la contrarreloj individual.

Ni siquiera Mount Floyen fue obstáculo para frenar al holandés, quien ascendió el puerto en 10:11 minutos y solo fue superado por el esloveno Primoz Roglic, quien subió en 10:06. El esloveno sorprendió con la plata en el Mundial de Ciclismo. Superó a grandes favoritos como Chris Froome, Tony Martin, Vasil Kiryenka y Wilco Kelderman. Gracias a ese tiempo pasó de ser el mejor noveno tiempo al segundo. Fue la recompensa a un año lleno de grandes éxitos en la CRI donde ya brilló en competencias como Vuelta al País Vasco y Tour de Romandía, en las que superó a Kiryenka, Richie Porte y Tejay Van Garderen.

Froome, quien se quedó con el bronce como lo hizo el año pasado en los Juegos Olímpicos, logró esa posición gracias a la subida final en la que le sacó tiempo a Tony Martin y Nelson Oliveira. El británico no mostró su gran potencial como en otras pruebas contra el reloj, pero aún así logró superar obstáculos y finalizar en el último escalón del podio, de igual manera como lo hizo el domingo con su equipo, el Sky, en la prueba por equipos.  

El representante colombiano en esta prueba fue Jarlinson Pantano, campeón nacional de la contrarreloj. El vallecaucano terminó en la posición 45 a 4:10 minutos. Lejos de cualquier posibilidad de medalla. Ni si quiera el ascenso le ayudó. “Una primera parte muy buena, en la segunda me faltó un poco. Hay días buenos y regulares en el ciclismo, se dejó todo en el recorrido, decir que se va a ganar en un Mundial es algo complicado, porque están los especialistas de esta prueba”, preció Pantano, quien está más enfocado en la prueba de ruta del próximo domingo. 

El Mount Floyen hasta ahora desconocido quedará en la memoria de los buenos aficionados, pero sobre todo en la de Dumoulin, que ha dado en él un paso más en su camino al estrellato de un deporte aún liderado por un Chris Froome que no pudo con el holandés pero quien esta temporada logró un doblete histórico: Tour-Vuelta, que le elevó definitivamente a lo más alto de olímpo del ciclismo. Fue una exhibición de Dumoulin, quien anticipa un duelo con Froome en el próximo Tour del que es más que probable se hable mucho de aquí al mes de julio.