Tom Dumoulin: médico frustrado, ciclista campeón

El holandés, que había vencido en el Giro de Italia a Nairo Quintana, ganó la contrarreloj individual del Mundial de Bergen, en Noruega.

EFE

Al sur de Holanda, en Maastricht, ciudad cercana a la frontera con Bélgica y Alemania, nació Tom Dumoulin, un hombre que quiso ser doctor y no pudo porque su nombre nunca apareció en la lista de estudiantes aceptados en la facultad de medicina. Esa fue una gran decepción para su familia. El plan B tampoco le funcionó. Estudió ciencias para la salud, pero eso no le apasionaba.

Perdido en un mundo en el que todos hallaban su vocación menos él, Dumoulin entró en una profunda crisis existencial. Hasta un día en el que quedó deslumbrado con una etapa de la Amstel Gold Race, que arrancaba en su ciudad. Fue una epifanía: “Los aplausos de la gente, el ruido de los helicópteros y la voz del speaker ensalzando al vencedor me engancharon por completo”, confesó el holandés.

Comenzó a montar y descubrió que tenía talento. En 2012 se volvió profesional con el equipo que luego se convertiría en el Sunweb, para el que sigue corriendo. Un año después disputó su primer Tour de Francia. Las puertas se le abrieron con una facilidad que hubiera agradecido en su época de estudiante. En la ronda francesa terminó quinto en la clasificación de los jóvenes, que ganó Nairo Quintana.

Su primera victoria llegó en la contrarreloj del Criterium International, en la isla francesa de Córcega. Poco a poco se ha convertido en un ciclista completo. Las pruebas a cronómetro son su especialidad y la llave de sus triunfos, pero no tiene puntos débiles: es un escalador sólido en la media montaña y un auténtico rayo en los descensos y carreteras llanas. Algo así como un caldo de virtudes sin un punto negro. Tanto así, que los especialistas aseguran que por fin apareció un rival que puede acabar con la supremacía de Chris Froome y le haga mostrar su lado más humano.

El pedalista del Sunweb tiene un valor agregado, y es su carácter, pues no se forjó en aguas tranquilas. En 2015 perdió la Vuelta a España en la penúltima etapa, en el ascenso de la Sierra de Madrid, en donde varios rivales se aliaron para atacarlo. Abandonado a su suerte en la emboscada, solo contra el mundo, el holandés cedió y perdió la ronda ibérica, aunque prometió que un episodio así nunca más volvería a repetirse.

Dumoulin, quien el año pasado obtuvo la medalla de plata en la crono de los Juegos Olímpicos de Río, se coronó este año campeón del Giro de Italia, al superar a Nairo Quintana. Y eso que, a diferencia de Froome, es un hombre que por lo general lucha sin gregarios en las etapas de montaña. El holandés, de 26 años, ha aprendido a defenderse solo, con sus 1,86 metros de estatura y sus 69 kilogramos de peso.

Apodado “La mariposa de Maastricht”, por su capacidad para transformarse y hacer metamorfosis, Tom Dumoulin se perfila como el gran rival de Chris Froome para 2018, un año que promete ser muy apasionante.